Dignidad humana

2.9.09

El yo no se reduce al cerebro

Recientemente se están publicando libros que vienen decir que el alma se reduce a sustancias del cerebro. Como profesor quisiera decir algo al respecto. Al observar a enfermos de alzheimer en una fase avanzada puede parecer que ya no queda nada de su personalidad. Desde luego sería muy razonable afirmar que si existiera un tratamiento adecuado que sanara el sistema nervioso, esa persona recobraría su conciencia e identidad biográfica. De hecho es lo que ocurre en otros pacientes que se han recuperado de un estado de coma más o menos prolongado. Esto significa que existe un núcleo personal inmaterial que opera con las condiciones materiales correspondientes, pero que no se reduce a ellas. Por poner un ejemplo gráfico: la corriente eléctrica se manifiesta a través de una bombilla, pero no se identifica con ella. Para entenderlo bastan unas modestas luces.


José Ignacio Moreno Iturralde