Dignidad humana

13.6.09

Canto a la familia


Que hermosa es la familia
si se adaptan sus miembros
formando ideas semejantes
sin inseparables criterios.

Si todos los vinculados
por la sangre y aprecio
no buscan su destrucción
y se basan en el respeto.
Respeto entre los esposos
siendo ambos los dueños
dueños que harán justicia
sin abusos ni atropellos
hacia su compañía mutua
la que buscaron en sueños
cuando concibieron ideales
y los hallaron en su sendero.

Respeto hacia sus hijos
mientras caminen derechos
por el camino de la vida
con educación y esmero
y castigos y advertencias
si desechan lícitos terrenos
tirando por otros caminos
para pisar barros y cienos.

Que hermosa es la familia
cuando conviven los abuelos
con los hijos de sus hijos
entre el amor de los nietos.

Que hermosa es la familia
padres, hermanos, suegros
formando un clan compacto
ayudándose en sus aprietos
plasmando un lazo de seda
de color amarillo y eterno
perpetuando intimidades
sin vivir nunca a lo lejos.

Que hermosa es la familia
aguantando el sufrimiento
de incomprensión conyugal
si los hijos están en medio
y que necias leyes existen
implantando otros senderos
separando cónyuges e hijos
para sembrar el desconcierto
bajo la capa de libertades
que propugnan esos pueblos
libertades hacia el vacío
¡qué nefastos sentimientos!



Adrián Suárez Martínez