Dignidad humana

11.5.09

El Foro Español de la Familia manifiesta su rechazo a la censura contra el Papa

El Foro Español de la Familia suscribe lo que ha dicho el Papa sobre el preservativo y se ofrece voluntario a que también le rechacen en el Parlamento por las mismas declaraciones. “A partir de ahora, ¿a quien censurará el Congreso de los Diputados? ¿A quienes no defendemos la ideología de género ni la educación para la ciudadanía ni el aborto libre ni la desaparición legal del matrimonio? ¿Vamos a ser ilegalizados sólo por no pensar como los promotores de este atentado contra la libertad?”. ¿Se puede censurar a alguien por decir lo que es patrimonio común de los expertos en la lucha contra el SIDA? Y aunque el Papa hubiese expresado una opinión científicamente errónea, ¿está el Parlamento para censurar opiniones y reintroducir la censura de las opiniones?” Madrid, 4 de mayo de 2009.- El Foro Español de la Familia rechaza la iniciativa de IU admitida por la Mesa del Congreso de los Diputados para su debate en el Parlamento por las declaraciones del Papa, Benedicto XVI sobre el preservativo. La admisión a trámite de esta iniciativa de IU refleja un absoluto desprecio por parte de los miembros de la Mesa que la votaron -incluyendo a los vocales del PP- a derechos humanos fundamentales como la libertad de expresión y el pluralismo. ¡Un triste precedente que a partir de ahora amenazará la libertad de expresión de todos los ciudadanos que podemos vernos censurados por el Congreso por opinar libremente! Si la mayoría de la Mesa pretende con esta iniciativa, amedrentar a la sociedad para que no se atreva a discrepar de la mayoría parlamentaria de turno que sepa que no lo va a conseguir. El presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, declaro que “estamos ante una iniciativa que pretende que el Congreso censure y repruebe una opinión emitida por una persona en el ejercicio de su derecho humano a la libertad de expresión y pensamiento. Al tratarse precisamente del Papa, esta pretensión parlamentaria de censura parece indicar que el derecho de libertad de expresión a partir de ahora, se niega a quienes compartan una visión religiosa de la vida y que los derechos humanos sólo merecen protección cuando se trate de personas que comulguen con los postulados del seudo progresismo ideológico de moda. Así comenzó el fascismo: los derechos humanos sólo son respetables para los que piensan como el que manda; los demás pueden ser censurados, reprobados,... ¿y qué más?”. Además, el presidente del Foro de la Familia destacó que “la iniciativa parlamentaria admitida a trámite es un atentado a los principios básicos de la democracia: libertad de pensamiento, ideológica y religiosa y respeto al pluralismo. Si el Parlamento se pone al servicio de la censura ideológica atentando contra el pluralismo, los principios básicos de la sociedad democrática se pervierten. A partir de ahora, ¿a quien censurará el Congreso de los Diputados? ¿A quienes no defendemos la ideología de género ni la educación para la ciudadanía ni el aborto libre ni la desaparición legal del matrimonio? ¿Vamos a ser ilegalizados sólo por no pensar como los promotores de este atentado contra la libertad?” Respecto a las afirmaciones del preservativo y del SIDA, Benigno Blanco señaló que “lo que ha dicho el Papa sobre el preservativo y la lucha contra el SIDA es de elemental sentido común: sólo con el preservativo no se contiene ni se acaba esta pandemia. Esto es ya un dato de hecho: no se ha contenido la pandemia. La estrategia ABC, que es lo que ha insinuado el Papa, es la única que ha dado frutos razonables como demuestra el caso de Uganda, hoy copiado en su estrategia por seis países más del cono sur africano. ¿Se puede censurar a alguien por decir lo que es patrimonio común de los expertos en la lucha contra el SIDA? Y aunque el Papa hubiese expresado una opinión científicamente errónea, ¿está el Parlamento para censurar opiniones y reintroducir la censura de las opiniones?” Por todos los hechos, el Foro Español de la Familia suscribe las declaraciones del Papa y no por motivos religiosos, “sino porque me parece una evidencia de salud pública: el SIDA no se contiene sólo con más preservativos sino con una promoción de la responsabilidad en el ejercicio de la sexualidad que la vincule al amor estable y comprometido. El preservativo sólo es un remedio de emergencia que reduce el riesgo de contagio -¡no lo elimina!- para aquellos grupos de riesgo que se nieguen a evitar las conductas de riesgo. Decir ésto ¿es motivo de reprobación parlamentaria en una sociedad libre? Pues que me reprueben a mí también. Me ofrezco voluntario pero con la tristeza de ver a un Parlamento democrático convertido a impulso de una minoría sectaria en un instrumento de restricción de las libertades”, recalcó el presidente del Foro Español de la Familia.