Dignidad humana

23.12.08

Campaña de preservativos en España: Un jóven toma la palabra

No se que pensar ante el nuevo cartel publicitario del ministerio de sanidad sobre el uso del preservativo. En la última campaña se puede apreciar la huella de la planta de dos pares de pies que se encuentran en sentido contrario y en la parte superior del cartel aparece una frase que dice así: “yo disfruto mogollon”; en la parte inferior otra frase que rima con la superior que dice: “yo pongo condon”.Esta campaña me parece totalmente absurda. ¿Se piensan que por que seamos adolescentes tenemos las hormonas tan alteradas que solo pensamos en el sexo? El ministerio de sanidad de nuevo se equivoca y pienso que es una campaña en la que nos tratan de una manera poco humana, ya que parecemos algo así como un rebaño al que se pueda controlar. Entiendo que saquen campañas para controlar un determinado problema, pero en este caso se han pasado.“Yo disfruto mogollon” ¿lo ven? Algo con lenguaje coloquial y un toque de moda, como lo es la cultura del hip hop, influye en la mayoría de ese rebaño. Hoy en día en que el sexo ya no es un tema tabu se creen que pueden hablar de la unión de una pareja como si hablaran del futbol. ¿Saben los jóvenes que desde que se fomentan estas campañas el número de abortos ha crecido notablemente? Quizá a muchos jóvenes no les importe el tema, pero primero se actúa, y después vienen las consecuencias.Nos tratan como si fuéramos auténticas hormonas con patas. Aberrante es que nos traten así, pero lo que más me sorprende es que nadie haga nada para remediar el futuro de un país donde se tiene una de las tasas de abortos más altas de Europa. Y ¿Qué hacemos los españoles? Ponemos un preservativo y solucionamos ese embarazo no deseado que nos parece en ese momento un problema.No se si sabrán que al usar el preservativo se priva la vida. Un hijo llega a ser lo más maravilloso que hay en la vida. Mucha gente lo ve como un problema del que se tiene que deshacer porque puede fastidiarle su “maravillosa” vida. Ese tipo de persona no me parece otra cosa que un egoísta que solo busca su propio fin al que él considera bueno.


Adrián Suárez Fernández