Dignidad humana

6.9.08

Pareja, Dios y fidelidad

Si un hombre y una mujer se enamoran y se casan sucede algo estupendo. La convivencia estable para ellos y para sus hijos es un gran bien. Pero si se deja a Dios fuera de esa relación, dentro de varios años el esposo -por ejemplo- puede enamorarse de otra mujer y abandonar a su esposa y a sus hijos. Cuando Dios está presente se quiere al cónyuge no solo por él mismo sino por Dios y, aunque cueste esfuerzo, en muchísimas ocasiones el amor entre los esposos renace con nuevas fuerzas.”Te amaré por tu fidelidad y te seré fiel por tu amor”.



José Ignacio Moreno Iturralde

1 Comentarios:

  • pero cuando alguno de los dos le es infiel a su pareja ,yo personalmente no lo perdono ni menos lo olvido solo vivo con el por apariencia y para que mis hijos no se divorcien y mis nietos no sufran .Gracias

    By Anonymous Anónimo, at 12:09 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home