Dignidad humana

4.9.08

NOTA DE PRENSA DE LA FEDERACIÓN ESPAÑOLA DE ASOCIACIONES PROVIDA

Queremos expresar nuestra profunda preocupación por las intenciones que el gobierno ha manifestado respecto al aborto y a la vez nuestra esperanza de que hablar sobre el tema arroje luz sobre esta terrible realidad. Estamos de acuerdo con Dª Leire Pajín en que hay una situación que corregir pero la ampliación de la ley del aborto no es precisamente la solución.
Hay que corregir la situación de desamparo en la que se encuentran muchas mujeres embarazadas y el nulo compromiso institucional por ayudarles. Hay que corregir el desprecio hacia el ser humano no nacido a quien se ignora, se cosifica y se sacrifica injustamente. Hay que corregir la pretensión de convertir los delitos en derechos y la utilización de un lenguaje engañoso y manipulador y corregir a los que defienden que una violencia tan despiadada contra el no nacido y su madre es signo de progreso y libertad. Por último hay que facilitar tratamiento a las mujeres que sufren el síndrome postaborto y también plantearse serias campañas que propicien un cambio de comportamiento en los adolescentes y en la población en general que atacaría de raiz muchos problemas.

Para todo ello es necesario un debate serio y real en el que deberían participar personas sin intereses económicos ni políticos en la práctica del aborto, que arrojen luz sobre la realidad médica, psicológica y social, mujeres que hayan padecido las consecuencias del aborto y las que a pesar de los problemas dieron a luz a sus hijos, juristas que velen por que ninguna ley viole derechos fundamentales o sea contraria al valor y dignidad del ser humano y todo ello con la garantía de que los medios de comunicación permitan que la información llegue a la sociedad sin ser distorsionada.

Entretanto, debería velarse por que se cumpliera la ley vigente con absoluto rigor y acabaran los claros abusos y el fraude manifiesto que son ya de dominio público.

Con estas condiciones y una actitud honesta de buscar el bien común estaríamos en condiciones de revisar esta ley que, como dice la ministra, lleva demasiados años. 3 septiembre 2008