Dignidad humana

8.7.08

Crisis económica y familia

Según algunos analistas de prestigio, la actual crisis económica internacional tiene su origen en unas estrategias bancarias norteamericanos muy atrevidas respecto a hipotecas de alto riesgo. En 2007 se producen unos impagos masivos de tales hipotecas. La reacción de los bancos es ofrecerlas en paquetes, bien presentados, como posibles inversiones. Este efecto se extiende en Europa y no surte efecto positivo; falta liquidez. Los bancos comienzan a prestarse dinero con mucha desconfianza y se dispara el euribor. La construcción se frena poniendo en jaque a las inmobiliarias; se quedan en paro trabajadores del sector y los hipotecados ven que sus deudas ascienden a un valor superior al actual precio de los pisos. El consumo se retrae. Las economías emergentes –las orientales no afectadas por la crisis-, optan por subir el petróleo o por comprar materias primas. Estos factores, quizás unidos al uso de biocombustibles, hace que suban el precio de los alimentos. Las familias medias y modestas, imaginemos las del Tercer Mundo, tienen y van a tener que hacer arduos esfuerzos de ahorro. ¿Qué propone el gobierno español para nosotros? Por un lado un cheque bebé y 400 euros que están por ver. Por otro se habla de adquirir más“derechos sociales” – además de los matrimonios rescindibles a los tres meses y los “matrimonios” homosexuales, se quiere ampliar el aborto y abrir la puerta a la eutanasia-. Esta legislación corroe los cimientos de la estabilidad familiar cuyos cimientos se basan en la incondicional ayuda a sus miembros más necesitados. La solución es otra: llevar a cabo una política familiar seria y responsable, como se hace en otros países europeos. El fortalecimiento familiar es la mejor receta socioeconómica. Pero el actual gobierno español –ojalá me equivoque- no la llevara a cabo por motivos ideológicos; recuérdenlo aquellos que le dieron su voto.



José Ignacio Moreno Iturralde