Dignidad humana

17.5.08

El aborto, un negocio

Un solo caso, el de Roe contra Wade, sirvió para legalizar el aborto en EEUU y considerar que el niño no nacido era propiedad de su madre. Hoy, dos americanas, J. Thomas y K. Painter que pasaron por un aborto provocado se pasean por medio mundo recogiendo un millón de firmas de mujeres que sufrieron este trauma, para llevarlas a la Corte Suprema de ese país. Pretenden dar a conocer la huella del aborto sobre la "madre": pesadillas, depresión, suicidio, el peso de la culpa… y alertar de que el aborto es un negocio de dimensiones colosales que se pretende encubrir miserablemente bajo el capítulo de "derechos de la mujer" y que con el apoyo del hombre, la mujer casi siempre quiere continuar con su gestación.


Clara Jiménez