Dignidad humana

3.4.08

Protección verdadera para la mujer

Para conseguir la aprobación legal del aborto y posteriormente su aprobación social, sus defensores esgrimen siempre el argumento de la protección a la mujer. La técnica, empleada con éxito en distintos países, como cuenta el Dr.Nathanson, es dar abultadas cifras de abortos clandestinos y de la gran mortalidad de las mujeres en esos trances de desamparo. Cifras inventadas que jamás podrán verificarse debido a la "clandestinidad". En España antes de 1985, se barajaban cifras de 200.000 abortos clandestinos al año. La realidad demostró la falacia de esta cifra pues ni aún ahora se llega a estos números en los abortos cometidos legalmente. A los establecimientos abortistas se les ha concedido "patente de corso". Pueden matar, trocear, machacar bebés impunemente. ¿Y la mujer? ¿Está más protegida y amparada que antes? La realidad tercamente dice no. Engañada, vejada, abandonada a su triste despertar, quizá estéril o contagiada de sida...El aborto procurado es la crueldad mas extrema, que sólo existe en nuestra especie de bípedos pensantes. Urge su abolición legal y la búsqueda de soluciones positivas, sociales , políticas y económicas, que lo hagan indeseable, impensable. La primera y principal pasa por la protección de los niños y jóvenes, educándolos para relaciones afectivas responsables, alegres y constructivas y no empujándoles a una promiscuidad triste y frustrante, violenta y destructiva. Necesitamos en España una política seria de apoyo a la familia y de reconocimiento de la singularidad de la mujer madre, y de su papel irremplazable en el cuidado de sus propios hijos. Convencer, convertir corazones a la Cultura de la Vida, es tarea urgente, de todos.
Que Santa María , Madre de la Vida, ruegue por nosotros.

Margarita Mª Fraga Iribarne