Dignidad humana

27.4.08

Enfermos terminales

Marie Hennezel, especialista en un grupo de cuidados paliativos, asevera que en su servicio han velado a mortales que padecían una desmejora profunda del semblante, por las secuelas de carcinomas, con alteraciones tan patéticas como las que soportaba la francesa Chantal Sébire. "Personas que expresaban su deseo de morir"

"Hemos experimentado que es más humano acceder al deseo de morir de quien no puede más". "Sin embargo, no podíamos dar la muerte deliberadamente a nuestros pacientes. Y no solo porque no era legal".

"Nuestra misión era ser lo más creativos posibles para encontrar solución a las peores situaciones"."Adormecíamos al enfermo y animábamos a sus seres queridos a acompañarlo en una vigilia llena de delicadeza. Pues, en coma, la persona percibe la calidad afectiva de los que le rodean, sus gestos de ternura y las palabras de consuelo murmuradas al oído".

Según la experiencia de Hennezel, "Jamás las familias han encontrado inútil o absurdo este tiempo. Se turnaban a la cabecera del enfermo terminal, en este último ritual de oblación que da sentido a los momentos finales".La psicóloga francesa atestigua que este "dejar morir" es diferente de la eutanasia. Permitíamos a una persona que, al final de sus sufrimientos, partir dulcemente y no brutalmente, como ocurre cuando se administra una inyección letal"


CLEMENTE FERRER ROSELLÓ
Presidente del Instituto Europeo de Marketing, Comunicación y Publicidad