Dignidad humana

20.7.07

El ataque a la familia

La familia ha existido siempre y siempre existirá pues sin ella es imposible la humanidad. A lo largo de la historia, en todos los lugares y tiempos, se ha identificado ese núcleo formado por el hombre y la mujer que se quieren y comparten sus vidas abriéndose a la generación como algo inmensamente valioso para la sociedad en general pues proporciona el nicho ecológico de las nuevas vidas. Por otra parte, el parentesco de consaguinidad derivado de la paternidad-filiación es el lazo de solidaridad más potente que se ha conocido nunca y hoy sigue sustentando a las sociedades.Ha habido épocas en que por influencia de ideologías antihumanistas algunos gobiernos se han empeñado en acabar con las familias. Así sucedió con el comunismo y el nazismo en el siglo XX y así sucede hoy en España donde un gobierno imbuido de la filosofía de género, el nuevo antihumanismo ideológico de nuestros días, intenta un gran experimento de ingeniería social desde el poder: desmontar y reconfigurar la institución del matrimonio.La sociedad española se enfrenta a una situación claramente excepcional, el intento de prescindir de la concepción del matrimonio como unión de hombre y mujer. Concepto que hoy es aceptado en todo el mundo y que así se ha mantenido desde el inicio de la historia.El Estado ha decidido meterse en la cama con los españoles, al redefinir el matrimonio como un contrato provisional sin referencia alguna al sexo de los contrayentes configurado como mera relación afectiva entre adultos. Así, con la equiparación de cualquier tipo de relación afectiva con el matrimonio, éste, el verdadero matrimonio pasa a una situación de alegalidad y la familia se diluye, se ve privada de cualquier tipo de protección legal y pierde legalmente su sentido como fundamento básico de la sociedad. Los españoles no podemos asistir con los brazos cruzados a los intentos de destrucción de algo tan esencial para la sociedad. La familia hoy se encuentra injustamente atacada y el Foro Español de la Familia ha salido a la calle para defender la institución del matrimonio y el bien de las personas, en particular el de los niños y de los jóvenes.



Benigno Blanco
(Artículo publicado en ABC 28 de junio de 2005)