Dignidad humana

13.6.07

La vida es bella

En la famosa película “La vida es bella”de Roberto Benigni, un tanque americano entra en un campo de concentración nazi desierto. El piloto para a tiempo, sale del blindado, y ve a un niño que le mira con ilusión. Aquel buen militar lleva al niño –Josué- a los brazos de su madre. Pensaba, por contraste, en la industria abortista de hoy, como una maquinaria muy distinta a aquél tanque. Arrasa, aunque los vea, a millares de niños mucho más pequeños e indefensos que el pequeño Josué. Para el abortismo y todos sus grisáceos y desencantados corífeos la vida puede ser cualquier cosa menos bella. Sin embargo, en la belleza que respeta la naturaleza de toda vida humana es donde está el futuro.

José Ignacio Moreno Iturralde