Dignidad humana

16.6.07

La ilusión del ateísmo

Existen publicaciones recientes, muy difundidas, que afirman que la existencia de Dios es una ilusión. Hay personas, en efecto, que consideran a Dios como una mera idea humana a la que dotamos de una realidad con libertad propia. Pienso, desde un punto de vista racional, que sucede justo lo contrario: El hombre es una idea de Dios dotada de realidad con capacidad de libertad. Esta conclusión se basa, entre otras muchas, en estas premisas: El involuntario acontecer humano en el tiempo. Nuestras múltiples limitaciones. La absurdidad de un cosmos lleno de complicadísimas leyes sin la intervención de un ser inteligente superior. La deshumanización que supone un mundo gobernado por el puro azar, que es precisamente la ausencia de explicación.

Chesterton afirmaba que el mundo es una novela en la que los personajes pueden encontrarse con su autor. Esta frase puede parecer algo puramente literario y, sin embargo, encierra más lógica y más ciencia que la que plantean algunos pretendidos eruditos que no destacan precisamente por el sentido común.

José Ignacio Moreno Iturralde