Dignidad humana

21.6.07

Comunicado de prensa sobre la ley de investigación biomédica

Mostramos nuestra repulsa hacia la nueva ley de investigación biomédica que supone una justificación legal para la destrucción de seres humanos en un estado de máxima fragilidad como es el embrionario. Además se confunde a la opinión pública haciéndole creer que esta ley sirve para salvar vidas y da un impulso a la pseudociencia que es aquella que siente que no tiene límites éticos o que crea sus propios comités éticos para justificar sus experimentos sin tener en cuenta valores supremos como el de la vida humana y su dignidad. Estos experimentos son realizados la mayoría de las veces en laboratorios dedicados a la fecundación in vitro, con importantes ingresos económicos, como todo el mundo sabe.

Consideramos que una vez más la manipulación del lenguaje ha disfrazado la realidad y bajo apariencia de medicina y compasión, el poder político se ha sentido legitimado para disponer a su antojo de la vida de seres humanos. La palabra terapéutica es incorrecta pues no cura, ni al "donante obligatorio" pues se le mata recién engendrado, ni a los enfermos, pues la medicina sabe muy bien que todos los ensayos con células embrionarias se encuentran en fase preclínica, es decir, no han pasado aún a humanos e incluso en animales no han dado resultados. Aún es más grave si tenemos en cuenta que sí existen células madre que realmente curan, las adultas, que no ofrecen ningún problema ético y para las que haría falta mucho más presupuesto. Hay una verdadera avalancha de avances con células madre en fase clínica, es decir, ya experimentados en humanos.

Aunque las células madre embrionarias curaran, que no lo hacen, tampoco estaríamos legitimados para utilizarlas pues son vidas humanas únicas, irrepetibles de las que no debemos disponer aunque podamos hacerlo.

Por todo ello esta Federación Española de Asociaciones Provida quiere recordar una vez más la evidencia científica de que hay vida humana desde el momento de la concepción y que nunca estamos legitimados para destruirla. Instamos a las autoridades competentes a frenar este grave retroceso y a no continuar con las líneas de investigación que utilizan al hombre como material de laboratorio, y que defiende un relativismo moral instaurado por ley.

Alicia Latorre Cañizares, presidenta de la Federación Española de Asociaciones Provida.