Dignidad humana

11.6.07

Aborto y socialismo

Parece que se extiende la idea de que el aborto es una cuestión de la conciencia de cada uno. Pienso que esto no es así. Nadie sensato admitiría que un padre o una madre eliminara, en su casa, la vida de un hijo suyo nacido con varios días de vida; aunque nadie lo viera. Se están llevando a cabo auténticos crímenes con fetos de avanzada gestación, incluso viables para la vida. Como sabemos, hay casos de niños que son sacados del seno materno y eliminados inmediatamente. Estas prácticas existen en España, ignorando la ley vigente, y se basan en un planteamiento radicalmente liberal e individualista. Se ha perdido la dimensión social de acogida al mundode un nuevo ser humano; que no sólo forma parte de su familia sino de su ciudad. Esto supone una seria erosión de la entidad de ciudadanía. La hipocresía de tachar de confesionales estos planteamientos sólo puede provenir de mentes llenas de prejuicios, absolutamente incapaces de mirar la realidad tal y como es. Los gobiernos socialistas hacen una verdadera traición a sus principios aliándose con la industriacapitalista del aborto. Ignoran al niño marginado, oprimido yasesinado. Son cualquier cosa menos solidarios con los más necesitados: los niños en gestación y las madres embarazadas en apuros. Un socialismo progresista debe sacudirse la carcundia de un rancio e inhumano planteamiento explotador de los más indefensos, quienes mueren a diario en mayor número que las víctimas de Irak. La dignidad personal, social y ecológica tiene sus hipotecas para podervivir en un mundo más solidario y menos violento. Existen ya canales abiertos para potenciar la dignidad humana e ideas de futuro y de vida que aplicar.

José Ignacio Moreno Iturralde