Dignidad humana

23.7.06

Educación de la afectividad

En estos días, donde tanto se valora el agua, da penaver alguna tubería rota por donde sale a borbotones el líquidoelemento. Podemos valorar más todavía la importancia de los conductosen casos de peligrosas pérdidas de sangre. Las realidades valiosastienen que protegerse y conducirse hasta los lugares adecuados. Desdehace pocas semanas, en sectores del Ministerio de Educación se insisteen educar en "desarrollar y expresar los sentimientos y los afectos enlas relaciones interpersonales" (Borrador Educación para laCiudadanía). No deja de ser llamativo que el Ministerio se meta aregular este tipo de desarrollo. Pienso que es mucho más humano quesean los padres los que eduquen a sus hijos en la conducción yexpresión de la afectividad para que en un futuro, si libremente lodesean, puedan formar una familia; lugar privilegiado para cultivar laafectividad.

José Ignacio Moreno Iturralde