Dignidad humana

1.2.06

Un cuadro de tu infancia

Tal vez veas, pasados los años, un cuadro familiar que tenías hace mucho tiempo en tu casa. Yo ahora veo uno de un paisaje nevado con los rayos de sol abriéndose paso a través de un árbol que intenta ocultarlos sin conseguirlo. No sé que verás tú en el tuyo, se trata de cosas muy personales. Lo que yo veo en ese cuadro entrañable es mi pasado, pero también mi futuro. A través de los caminos de la vida; a veces gratos, en ocasiones tortuosos, aquel cuadro tiene algo de eterno; es decir: de sencillo y luminoso. Me doy cuenta de que las grandes verdades de la infancia son también las grandes verdades de la ancianidad; y, por esto, son las de la madurez: la creación, el sendero y la luz por la que se proyectan las sombras. Lo que era, sin mi, antes de mi vida, será conmigo, con nosotros –así lo deseo- después de mi muerte.
José Ignacio Moreno Iturralde