Dignidad humana

22.2.06

Lo público, lo privado, lo estatal y lo democrático

Hoy los españoles tendemos a identificar –al menos en la enseñanza y en la empresa- lo público con lo estatal. Lo privado se ve como contrastado a público y lo democrático como lo mayoritario –en teoría-. Existen ideas liberales distintas que consideran que donde pisa el Estado no crece la hierba; pero para tranquilidad de estos liberales el Estado quizás les ayude no poco cuando llegue la hora de su batacazo; o no. Tal vez las cosas se podían pensar desde otro punto de vista: el de las personas. La iniciativa privada, no sólo la estatal, puede ser un muy útil servicio público: los ejemplos son numerosos. Si los que representan el Estado entendieran esto harían avanzar la democracia a alta velocidad porque los ciudadanos, bajo las reglas de un estado de derecho, pasarían a ser los verdaderos protagonistas de la cosa pública. El único requisito para esta política es no tener miedo a que las personas concretas potencien sus capacidades y su libertad, una libertad socialmente responsable.
José Ignacio Moreno Iturralde