Dignidad humana

18.2.06

Las autoridades chinas tratan de evitar que se practiquen en esos países abortos selectivos de niñas

Provida-Press
An Jian, subdirector de la Comisión Legislativa de la Asamblea
Nacional Popular (ANP), declaró al diario China Daily que se revisarán las
leyes para incluir penas de prisión de hasta 3 años para quienes practiquen
abortos selectivos "cuando no sea objetivo médico".
Las autoridades quieren evitar así el enorme desequilibrio que existe
en la nación, con muchos más niños que niñas, provocado por la política del hijo único y por los abortos forzados llevados a cabo en muchas zonas del país durante décadas, todo lo cual puede "amenazar la estructura de la
población china", según palabras de sus propias autoridades, que se
enfrentan a un grave desequilibrio de sexos en la población. En todo caso,
esta revisión legal no busca una mayor protección de la vida de los no
nacidos, sino simplemente evitar que haya muchos más niños que niñas.
Esta política china de no permitir a los padres tener más de un hijo,
unido a que la población en general prefiera un niño a una niña, política que se viene aplicando desde los años 80, ha llevado a que por cada 100 niñas nazcan en este momento en china 119 niños (Análisis Digital, 27-XII-2005).
Algo parecido ocurre en la India. Un reciente estudio publicado en
The Lancet, que incluye 134000 nacimientos evaluados en 1997, en una
población de 6.000.000 de habitantes, pone de manifiesto que en ese país se terminó con la vida de entre 590.000 y 740.000 niñas por medio del aborto. Datos de 2001 indican que por cada 1000 niños que nacen en la India, sólo nacen 933 niñas. Este desequilibrio aún es mayor cuando se trata del segundo hijo, pues ahí la proporción fue de 759 niñas por 1000 niños.