Dignidad humana

18.2.06

La dignidad y el embrión humano

Un embrión humano es un ser humano porque es y porque pertenece a la especie humana. Respecto a esto ocurre lo mismo con un feto humano, un niño, un joven o un anciano. Todas son vidas humanas; aunque el embrión –con su código genético propio- aún no haya anidado en el útero o pueda dividirse en gemelos de modo análogo a como de un árbol puede salir otro a partir de una rama. Si se desprotege la dignidad del ser humano en ciertas etapas de su vida...¿Dónde se apoya la dignidad humana? Parece que habría que decir entonces que la dignidad humana sólo existe para ciertos periodos de la vida, dejando de ser un principio incondicionado. Caben hacerse estas preguntas: ¿Es cada estado quien establece dichos periodos vitales?...¿Acaso es la dignidad humana algo concedido o negado por el estado?... Si fueran los estados la última instancia de la dignidad humana, este concepto sería algo totalmente arbitrario y circunstancial; no el pilar del Estado de derecho al que se adscribe todo país civilizado. Detrás de los que defienden que embriones y fetos humanos pueden ser tratados como cosas aparece una concepción utilitarista de la dignidad humana. Un caso singular es el de la clonación, sean sus fines terapéuticos o reproductivos. El ser humano ya no es fruto del amor personal sino de la utilidad, de la producción, de la industria. Frente a esto la dignidad tiene que ser un principio inalienable que exija el respeto de toda vida humana, aunque sea muy pequeña. La dignidad afirma la vida; nunca puede utilizarla. Por este motivo, y por su disfraz aséptico de ciencia y progreso, la nueva ley española que permite la fabricación, la clonación terapéutica, el uso y el comercio de embriones es un ataque frontal a la dignidad del ser humano y al pilar del Estado de derecho; porque no hay derecho -desde cualquier sistema de valores digno- a reducir al ser humano a un objeto de mercadería. No se puede aceptar pasivamente esta ley si queremos vivir con dignidad. La democracia tiene mecanismos dignos y pacíficos para ofrecer el tipo de respuesta que cada uno considere más conveniente.

José Ignacio Moreno Iturralde






4 Comentarios:

  • Pues porque por encima de la "dignidad" de un embrión que no tiene ni conciencia de sí mismo está el derecho a la vida y a la calidad de vida de los que ya están en este mundo.

    By Anonymous Waits, at 3:13 p. m.  

  • Estimado waits:

    El embrión humano, antes de anidar en el útero ya tiene todo su código genético. Se es hombre no por hacer actos de hombre, sino por tener la capacidad de hacerlos: es algo similar a lo que le ocurre a un hombre en estado de coma o con un severo alzheimer: ¿No son hombres porque no puedan saludar, ni hacer casi nada? Si no se respeta la humanidad en todas sus fases caemos en clasificaciones arbitrarias de cuando se es o no persona.
    Por otra parte: las células madre adultas, de tejidos adultos, han dado y siguen dando resultados clínicos satisfactorios. Con células madre embrionarias-previa destrucción del embrión, no se ha conseguido ninguno.¿Por qué Porque son tumorales: al ser muy bravas y descontroladas provocan tumores: está comprobado. Lo afirman expertos como el Doctor García Olmo de La Paz o la catedrática Natalia López Moratalla.
    ¿Qué ocurre? Que a partir de un embrión roto se pueden obtener líneas celulares que se reduplican -como esquejes de geranios- Si cada una de estas lineas celulares se aisla y patenta hay una mina económica pues son muy golosas para investigar en laboratorios. E ahí la cuestión. De estas investigaciones tal vez pudiera salir algo útil para terapia: a un terrible precio moral cuando existen alternativas mucho más eficaces, dignas y baratas para el Estado que se nutre de los impuestos de los ciudadanos.

    By Blogger Jose Ignacio Moreno, at 4:40 p. m.  

  • Esto es la respuesta al comentario anterior: la dignidad no te la da el hecho de que tengas conciencia de ti mismo, sino el hecho de existir, de ser persona. Hay muchos que, por enfermedad o cualquier otra causa, no tienen conciencia de sí. La dignidad no es algo que te ganes por tus méritos o que otros te otorguen cuando naces, tampoco te la da alguien al quererte ni depende del tamaño de tu cuerpo. La necesidad de uno no le puede llevar a utilizar a otro, un pequeño embrión desconocido, en su propio provecho. Es una acción cruel que, aún así, no quita la dignidad ni al que la produce ni al que la sufre, bueno, a éste último le quita la vida y con ello, lo demás.

    By Anonymous Anónimo, at 4:48 p. m.  

  • No existen fetos ancianos.... Atento con la redacción.

    By Blogger Catherine Valverde, at 8:55 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home