Dignidad humana

28.1.06

Pediatras norteamericanos: Aborto y pediatría son inconciliables

Análisis digital

"Todos los pediatras deben exigir que se reconozcan los derechos del niño antes del nacimiento"
Redacción - 21/01/2006"El Colegio de Pediatras de EEUU acepta la evidencia científica de que la vida del ser humano comienza con la fecundación", comienza una declaración institucional que puede calificarse como histórica. Los pediatras toman partido en la "guerra cultural" que enfrenta a las asociaciones pro vida y pro familia contra el lobby abortista, feminista y homosexual Mientras comienza a hacer aguas la doctrina oficial de la Asociación de Psicológica Americana, que niega que el aborto tenga "efectos secundarios" para la (abortada) madre, los pediatras norteamericanos entran en escena con una Declaración rotunda a favor de la vida del no nacido. "Como pediatras -afirman-, estamos convencidos del valor intrínseco de la vida de todos los niños, a los consideramos como los más vulnerables de todos los seres humanos". Por ello, consideran que "todos los pediatras deben exigir que se reconozcan todos los derechos del niño antes del nacimiento, incluyendo el derecho a ser amado y a recibir atención y cuidado, así como el derecho a crecer y a desarrollarse sin peligros ambientales o agresiones humanas. La vida humana, independientemente de la etapa de desarrollo en que se encuentre, es inviolable y digna de ser defendida por parte de la Pediatría".
Aborto y pediatría son inconciliables, ya que éste "destruye la vida de los niños no nacidos". Además, los pediatras constatan que "la mayoría de los abortos se practican por conveniencia y no por razones médicas. La mayoría de los factores que inciden en la salud de la madre y que se utilizan para exigir la práctica del aborto, pueden ser identificados y sometidos a tratamiento, sin tener que terminar con la vida del feto. Cuando existe la posibilidad de que el niño no nacido sea viable, se debe proceder a adelantar el parto del bebé prematuro y a proporcionarle tratamientos para salvarlo y sostenerle con vida". El Colegio de Pediatras refuta los principales argumentos del lobby abortista: "Los que promueven la legalización del aborto afirman que los abortos clandestinos causan un número elevado de complicaciones y muertes maternas. Por lo que, afirman que la legalización del aborto pondría a las mujeres embarazadas en manos de sanitarios experimentados, lo cual daría como resultado un procedimiento seguro, con menor número de complicaciones y muertes maternas. Este argumento no encuentra apoyo en la experiencia de los países en los cuales el aborto es legal. Hay muchos casos de serias complicaciones y muertes maternas que han resultado de este procedimiento presumiblemente seguro. Las consecuencias médicas y psicológicas del aborto son tan frecuentes, que hacen del mismo un procedimiento inseguro para la mujer embarazada. El aborto nunca puede ser un procedimiento seguro para el niño no nacido. Por tanto, el Colegio de Pediatras de EEUU defiende la vida desde la concepción, y rechaza el aborto como solución a los problemas maternos, sean estos de índole física, psicosocial o de falta de bienestar", concluye el documento.