Dignidad humana

4.1.06

Noche de Reyes

La expectación, admiración e ilusión de los pocholos o pocholas en esta bendita noche es realmente mágica. En esta noche los niños son los reyes, como siempre lo han sido cuando los hombres somos humanos. Las delirantes esperas en los grandes almacenes; la extenuación entre andares y transportes públicos nos harían caer en el espíritu de la colmena, sino fuera por nuestros seres queridos. Junto a esos regalos, ellos saben en su interior que el auténtico don es el ambiente que los hace posibles: ese lugar sagrado que se llama familia.

La magia de la navidad es la magia de la familia; una realidad -a veces dura- que se hace alegría por el amor, por la generosidad hecha vida. Desde este baluarte incondicional, los niños aspiran seguros a ser astronautas y las niñas a ser artistas de cine o a lo que les dé la real gana; pero llegarán a saber –quizás ya lo saben- que lo único importante es ser como sus padres.
José Ignacio Moreno Iturralde