Dignidad humana

21.1.06

Benedicto XVI defiende la vida

Benedicto XVI muestra la belleza del no nacidoUn tema recurrente del Papa durante las Navidades ROMA, sábado, 21 enero 2006 (ZENIT.org).
- Durante la Navidad, el Papa se ha centrado en repetidas ocasiones sobre el valor de la vida humana en sus etapas iniciales. El contexto de la celebración del nacimiento de Cristo dio a Benedicto XVI la oportunidad de tocar el don de la nueva vida. En su homilía en la Misa de Nochebuena, el Pontífice llamó la atención sobre cómo Dios se abaja hasta a nosotros como un niño indefenso. El Todopoderoso se vuelve uno de nosotros, observaba el Papa, y de este modo podemos conocerlo como un niño. En todo niño resplandece un destello del esplendor de la primera noche de Navidad, comentaba el Santo Padre. Este esplendor se muestra «también en el que aún no ha nacido». El día anterior, durante su discurso de bienvenida al nuevo embajador británico ante la Santa Sede, el Papa destacó la importancia de respetar al no nacido. Observando que el embajador, Francis Campbell, había mencionado la importancia de permanecer fieles a las tradiciones de Europa, Benedicto XVI añadía que esta fidelidad debería incluir también «un profundo respeto por la verdad que Dios ha revelado sobre la persona humana». Esta verdad, continuaba el Papa «nos exige reconocer y proteger la santidad de la vida desde el primer momento de su concepción hasta su muerte natural». Durante la audiencia general del 28 de diciembre, la fiesta de los Santos Inocentes, que fueron martirizados por Herodes, el Papa volvió al tema de proteger la vida inocente. Hizo un comentario sobre la segunda parte del Salmo 138 (139). En el salmo, el ser humano, aún una presencia informe en el seno materno, es el sujeto de la mirada del Creador.
Los expertos bíblicos están de acuerdo en que se refiere al embrión, afirmaba el Santo Padre. «Sumamente fuerte es, en nuestro salmo, la idea de que Dios ya ve todo el futuro de ese embrión aún 'informe'», comentaba. «En el libro de la vida del Señor ya están escritos los días que esa criatura vivirá y colmará de obras durante su existencia terrena». Este salmo, explicaba el Papa, deja claro también «la grandeza de esta pequeña criatura humana, que aún no ha nacido, formada por las manos de Dios y envuelta en su amor: un elogio bíblico del ser humano desde el primer momento de su existencia». Millones de vidas suprimidas El Papa tiene toda la razón para estar preocupado por el destino del no nacido. El 28 de diciembre, la agencia de noticias Fides, que forma parte de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, publicaba la primera parte de un dossier sobre el aborto. En su introducción al dossier, el doctor Francesco Silvano, presidente del hospital pediátrico Bambino Gesù, se preguntaba cómo es posible pensar en eliminar una vida que tiene en sí misma la capacidad para el bien. El aborto es una forma inaceptable de violencia y nos coloca en oposición a la voluntad del Creador, indicaba Silvano. Fides citaba datos publicados por la Organización Mundial de la Salud en el 2002 que hay cerca de 46 millones de abortos cada año, cerca de 87 cada minuto. En Italia, los datos del 2004 muestran un aumento de abortos, informaba el 26 de octubre el periódico católico Avvenire. Ha habido 4.537 abortos más, para un total de 136.715. Esto ha representado un aumento del 3,4% sobre el 2003, y un cambio en el descenso de los años anteriores. España también ha visto un aumento de abortos en el 2004, hasta los 84.985, un 6,5% sobre el año anterior, según un reportaje del 27 de diciembre en el periódico ABC. En los últimos nueve años, el número de abortos en España se ha duplicado y, en el 2004, más de 12.000 adolescentes de menos de 19 años se sometieron a abortos. Según datos provisionales del Ministerio de Sanidad, hubo 453.278 nacimientos en el 2004, casi cinco nacimientos por cada aborto. Uno de cada cuatro En Australia, la proporción de abortos por nacimientos es incluso más alta. El año pasado hubo un debate sobre el número exacto de abortos, debido a la falta de estadísticas precisas a nivel nacional. El tema fue aclarado finalmente el año pasado. El periódico Australian informó el 14 de diciembre de que hay más de 84.000 abortos cada año, o uno de cada cuatro embarazos. La cifras (para el 2003), del Instituto Australiano de Salud y Bienestar, también muestran que las mujeres jóvenes entre 20 y 24 años tienen más de un aborto por cada dos nacimientos vivos. Comentando los datos, la portavoz de Women's Forum Australia, Melinda Tankard Reist, afirmaba que demasiadas mujeres se someten a abortos sin consejo previo. También acusó a las clínicas abortivas de fallar a la hora de informar a las mujeres sobre los riesgos físicos y psicológicos del procedimiento. El 13 de diciembre, el periódico Australian informaba que el programa sanitario del gobierno federal, Medicare, financiará ahora el asesoramiento profesional para mujeres que lo deseen antes de decidirse a abortar. Todavía están por establecerse los detalles sobre qué clase de centros de asesoramiento serán elegidos para ser financiados. En febrero, el Senado tendrá que decidir si legaliza la píldora abortiva RU-486. Presión en América latina La preocupación del Papa por el no nacido se ha mostrado en un momento en el que los activistas orquestan presiones para cambiar las leyes en los países de América latina que no permiten el aborto libre. El 2 de diciembre, Friday Fax, publicado por el Instituto Católico para la Familia y los Derechos Humanos, explicaba que una «coalición masiva de organizaciones internacionales pro aborto está detrás de los últimos esfuerzos para liberalizar las leyes del aborto de Colombia, utilizando los tribunales de dicho país». Women's Link Worldwide ha presentado un pleito ante el Tribunal Constitucional de Colombia contra la ley que prohíbe todos los abortos. Un cierto número de organizaciones favorables al aborto se sumaron al caso. Incluían Catholics for a Free Choice; International Planned Parenthood Federation/Región del Hemisferio Occidental, USA; el Instituto Alan Guttmacher; y el Centro para los Derechos Reproductivos.
El intento no logró su éxito, informó el 11 de diciembre el New York Times. Fue rechazado por el tribunal basándose en argumentos técnicos, y Women's Link Worlwide indicó que pronto plantearía un nuevo pleito. El caso colombiano es sólo una parte de una estrategia a nivel del continente de las organizaciones pro abortivas, informaba el 26 de octubre el Los Angeles Times. Las últimas medidas han incluido una propuesta legislativa en Brasil; la presión para legalizar la píldora del día después en México; y un intento, rechazado sólo por tres votos, de aprobar una ley para legalizar el aborto en Uruguay. Un don El Papa volvió al tema de la protección de la vida que nace durante su homilía del domingo 8 de enero, que cerraba el ciclo de celebraciones de Navidad. Dio su homilía en la Capilla Sixtina y administró el sacramento del bautismo. El bautismo es el sacramento de la vida, explicó, pues nos da la posibilidad de estar en comunicación con Cristo, que es la vida. Al aceptar el don de la vida debemos también decir «no» a los que se opone, una cultura dominada por la muerte, afirmaba el Papa. Debemos cumplir los mandamientos, incluyendo la prohibición de matar, añadía.