Dignidad humana

16.10.05

Nuevos riesgos para la vida humana

Dra Alicia Errázquin
Los hechos biológicos son lo que son y la ciencia nos ayuda a reconocer esta verdad. Como nunca hasta ahora, la ciencia nos aproxima cada vez más a los orígenes del milagro de la vida. Es a la vez que la razón humana ha buscado dar explicación a esos hechos, que ha sido tentada de manipular esa vida embrionaria poniendo en grave riesgo su integridad. Defendemos que el embrión no puede ser utilizado para ningún tipo de investigación. El cigoto ya sea obtenido por vía natural o cualquier otro mecanismo tiene identidad humana, y por tanto, es un ser humano con derecho a que su vida sea como la de cualquier otro ser humano , aunque se encuentre en un estado que no le permita hacer valer tal derecho. Aunque el juicio ético de reprobar la utilización de embriones para experimentación biomédica parte del principio mismo de la técnica, no podemos dejar de decir que hasta el presente no hay reportes con resultados positivos utilizando células madre embrionarias, mientras que sí han ganado la batalla otras formas de investigación que han utilizado las células madre adultas, de las que el cuerpo humano es un generoso reservorio. También los nuevos estilos de vida concernientes a la concepción y al embarazo, la posibilidad de nuevas prácticas en el campo de la procreación y el acercamiento al diagnóstico prenatal, no están exentos de riesgos para la vida naciente. Los métodos actuales usados para la FIV conllevan preocupantes riesgos:
~ Alta frecuencia de embarazos gemelares.
~ Bajo peso al nacer.
~ Prematuridad.
~ Riesgo aumentado de desarrollar problemas cerebrales, en particular parálisis cerebral.
~ Tienen el doble de riesgo de presentar un defecto mayor en el nacimiento respecto de la población general. (FIV/ICSI)
~ La inyección intracitoplamática de espermatozoides (ICSI) puede aumentar el riesgo de déficit de “imprinting”.Los niños concebidos con el uso de la ICSI o FIV tienen al nacer un riesgo de defectos mayores al doble respecto de los niños concebidos naturalmente.

En lo que respecta a la diagnosis prenatal, es un recurso loable y justo si tiene una finalidad que respete la salud de la madre y promueva la del feto. No siempre esta es la óptica con la cual se la ve. Hoy se aplica por temor a que el embarazo conlleve una patología, promoviendo un interés morboso, tanto como por el afán de lograr el modelo impuesto que hace desear el hijo perfecto. Los riesgos que encuadran estas técnicas son:
~ Muerte fetal
~ Deformación de los miembros
~ Nacimientos prematuros.

Sobre la vida naciente no es lícito hacer de todo. Aplicar estas técnicas con sus implicaciones, requiere evaluar la proporcionalidad de medios y fines en juego en tales aplicaciones, pero nunca, su puesta en práctica puede hacerse de un modo sistemático. Más aún, todo deberá estar acompañado de un proceso de aceptación por parte de los padres de quien quizá pueda venir a este mundo con una patología, que puede llegar a ser tratada o no, pero que por sobre todo, estamos en presencia de un ser cuyo valor es muy superior al de su probable enfermedad.

Nota del editor: Hemos suprimido las citas bibliográficas para facilitar la lectura.