Dignidad humana

1.10.05

Karol: La fuerza de la palabra

He quedado impresionado por la película “Karol, el hombre que llegó a ser papa”. Esta película me ha devuelto la fe en el poder de la palabra, de la razón. Frente a la barbarie de la fuerza, la sencilla palabra resulta más poderosa. No es una teoría; lo hemos visto en la vida de este hombre excepcional. Pero ha de ser una palabra sustentada en la verdad y hecha vida, una palabra encarnada, fecunda. Se trata por tanto de un mensaje de la cultura del respeto a la vida y a su seno: la familia. El ataque a la cultura de la vida es ahora mucho más sibilino y también peligroso; en ocasiones puede ser peor un tumor -al que se ignora- en el organismo que un león rugiente acechándonos. Como se dice en la película: “el mal se devora a si mismo”. Urge, por tanto, recuperar la fe en la palabra de la vida: una palabra de solidaridad y comprensión que estimula a vivir y a hacer familia.

José Ignacio Moreno Iturralde