Dignidad humana

16.10.05

El mundo sensorial del feto humano

Dra Alicia Errázquin
El feto es un ser multisensorial: oye sonidos, siente dolor y es capaz de sufrir y percibe olores y sabores que recuerda después de haber nacido. El ambiente intrauterino de su madre no es como el de una caja fuerte, no es un medio inerte, sino que integra ese pequeño mundo, el de su madre primero, que a su vez pertenece a un ámbito más grande, el de su familia y el de la sociedad. El útero sirve para protegerlo, comportándose como un filtro para los estímulos normales de la vida: así disminuye la intensidad de algunos y privilegia la de otros ( latidos del corazón, olores y sabores del líquido amniótico, estímulos vestibulares debidos a la actividad materna, sensaciones táctiles de autoestimulación del feto o de contacto con las paredes uterinas) El sistema de receptores de estímulos está dispuesto en el feto en un orden de sensorialidad que es coincidente con el presente en todos los mamíferos. Ese orden es:

ORDEN DE APARICIÓN
ISensorialidad química
II(Olfativa y gustativa)
III. Sensibilidad cutánea
IV. Sensorialidad vestibular
V. Oído
VI. Vista
(Traducido de: Bellieni, Carlo, tomado de Relier, 1996.)

Las demostraciones de que el feto percibe estímulos se han apoyado en observaciones de las reacciones del feto a los estímulos propios, registrados tanto dentro del útero, como después de haber nacido. Expondremos algunos resultados interesantes acerca de las percepciones tempranas que experimenta el feto. Se ha observado que el neonato que vuelve a escuchar apenas nacido la voz de su madre tiene un tipo de succión muy diferente, menos agitada, que si en lugar de su madre le hacemos escuchar la voz de una persona extraña.También puede observarse su diferente modo de succionar si le hacemos escuchar una voz de una persona extraña en el idioma de su madre y de otra también extraña en otra lengua.Los registros en el útero han demostrado que en el oído del feto un texto leído por una voz distinta a la de su madre se torna incomprensible, pero sí puede distinguir algunas vocales y sobre todo la cadencia típica del idioma materno. Esto explica porqué cuando escucha una voz en una lengua distinta a la materna, el tipo de succión es más agitado e indicativo de mayor ansiedad. Entonces, ¿Cómo no preguntarse dónde puede haber aprendido a reconocer la voz de su madre sino en su seno? Los resultados de estos y otros estudios han avanzado más aún, y han podido demostrar que lo que se ha denominado: fenómeno de habituación en el feto. La habituación es la disminución de intensidad de una respuesta a la repetición de un mismo estímulo. Así por ejemplo, se ha observado desde la semana 22 de gestación, que un estímulo sonoro de una frecuencia de 250 Hz provocará primero en el feto un sobresalto (acelera la frecuencia cardíaca y aumenta los movimientos), luego de esto sobreviene una reacción de menor intensidad hasta no registrarse la más mínima reacción. Sólo un sucesivo estímulo de 500 Hz lo hará sacudir nuevamente, pues se trata de un estímulo de naturaleza distinta al cual no se había acostumbrado.

HABITUACIÓN DEL FETO AL ESTÍMULO SONORO
ESTÍMULO RESPUESTA
250 Hz
500 Hz
250 Hz
+ +, después HABITUACIÓN
nuevamente + +, después HABITUACIÓN
de nuevo + +, después HABITUACIÓN más precoz.
Se proponen tres breves estímulos de distinta frecuencia sonora,
uno después del otro al feto a través de la pared uterina.
REFERENCIA: + = Respuesta motora
(Traducido de: Bellieni, Carlo,“L’alba dell “io”)

Desde la semana 7°-8° posterior a la concepción, el feto tiene una “avoiding reception” si se estimula sobre la región perioral, que es donde aparecen los primeros receptores táctiles. Esto es señal de una buena actividad del Sistema Nervioso Central (S.N.C.). La evidencia de modelos fetales de aprendizaje de condicionamientos clásicos, el fenómeno de la habituación y de la exposición, nos prueban que el feto tiene memoria. Es una memoria a breve término, que debemos distinguir de aquella de más larga duración que se completa y perfecciona en el tiempo. Entre las importantes funciones de la memoria fetal se distinguen:
~ Es impulsora del ejercicio.( Ej. Respiración fetal o la fonación fetal en el útero).
~ Orienta el reconocimiento, la conexión y el fenómeno de apego con su madre.
~ Promueve el “breastfeeding” ( el dar el pecho).
~ Contribuye a la adquisición del lenguaje. (Aprendizaje prenatal)
Otras investigaciones sobre la sensorialidad fetal se han dirigido a examinar la sensibilidad olfativa y gustativa. Pediatras de Marsiglia han estudiado la reacción de un grupo de neonatos cuando sobre el pezón de la madre se aplicaba alguna gota de una salsa típica de aquella región que la madre había comido durante la gravidez: el neonato se aplicaba vorazmente al pezón, pero cuando repitieron el mismo experimento con neonatos parisinos cuyas madres no habían aderezado los alimentos con aquella salsa, éstos se apartaban súbitamente del seno que emanaba aquel aroma, porque no lo habían conocido durante la gestación.

En este mismo sentido, podemos citar otra investigación realizada por Mennella y colaboradores publicada por “Pediatrics” en el año 2001, que demuestra que al momento de la separación del lactante prefiere los sabores que había sentido en el útero por un cierto período (así los lactantes en cuestión preferían papillas a base de zanahorias), incluso si estos sabores no habían estado repropuestos durante la lactancia (en este caso un grupo de mujeres era alimentada con dieta rica en zanahorias y después del nacimiento de sus hijos había tenido una alimentación normal) Pensemos entonces, como esta propiedad podrá también estar inducida por aquellos hábitos que la madre pudiera haber adquirido, como los son el de fumar o la adicción a alguna droga. Es decir, ya en el útero de su madre comienza a conocerla por sus hábitos alimentarios, y dentro de ella aprende cuáles olores y sabores buscará para obtener su nutrición, orientando así sus propios gustos y preferencias. Se considera al olfato como una fuente de información para el feto y el neonato, nacido en término o prematuramente. Los olores están implicados en la continuidad sensorial entre los ambientes prenatales y postnatales, y se ha observado que las más tempranas respuestas de adaptación de los recién nacidos inciden en la autorregulación, en el equilibrio emocional, en la alimentación y en las interacciones sociales. Los olores como medios sensoriales, permiten mejorar las respuestas psicológicas y de comportamiento de los niños prematuros a los impactos adversos de la separación de la madre, de la alimentación no oral o la angustia yatrogénica.

El feto también experimenta otros fenómenos de carácter inconsciente: por estudios electroquímicos se ha probado que desde la semana 30 de gestación es capaz de soñar y reelaborar las distintas sensaciones que prueba en el útero (táctiles, vestibulares, gustativas y acústicas).S. A. Rivkees, investigador de la Universidad de Yale, ha demostrado que desde la mitad de la gestación se halla presente un ritmo circadiano, a pesar de que el feto en el seno de sumadre aún no ha podido experimentar la diferencia visual que hay entre el día y la noche.


Nota del editor: Se suprimen notas bibliográficas

2 Comentarios:

  • expresate mejor mi amor porque no entendi nada.

    By Anonymous Anónimo, at 5:03 p. m.  

  • Realmente muy interesante

    By Anonymous ana, at 10:50 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home