Dignidad humana

10.9.05

Nace el primer bebé de un embrión congelado


Gerard vino al mundo en Barcelona tras ser adoptado después de permanecer en un banco de embriones siete años, mientras más de 30 mujeres embarazadas gracias a esta pionera iniciativa en el mundo esperan para dar a luz.
El pasado 2 de septiembre nacía en Barcelona el primer bebé procedente de un embrión adoptado tras permanecer congelado siete años. La noticia viene a demostrar que hay alternativas a los experimentos que se realizan con embriones congelados para obtener células madre. Más de 30 mujeres embarazadas gracias a esta pionera iniciativa en todo el mundo esperan seguir los pasos de Eva, la feliz madre catalana de 41 años, y dar a luz próximamente. Sin embargo, cabe señalar que lo que en principio es una buena noticia, celebrada por los colectivos pro vida, corre el evidente riesgo de generar un nuevo mercado de seres humanos explotando deseos humanitarios. La adopción de embriones congelados es una excelente solución para dar salida a las miles y miles de incipientes vidas sobrantes que dejan los tratamientos de reproducción asistida y que acaban en gran medida troceadas en laboratorios; pero debería ir acompañada de la prohibición de seguir congelando embriones.
Josu de la Varga