Dignidad humana

25.9.05

La familia tiene un papel insustituible e la educación

-¿Las familias prestan el suficiente apoyo? –Como dije antes, la familia es lógicamente la primera educadora. El colegio tiene un papel subsidiario y secundario. Parece que algunas autoridades de mentalidad estatalista no tienen clara esta idea. La crisis de la familia está repercutiendo seriamente en la educación en los colegios. El instituto no puede dar lo que da la familia; ni puede sustituirla. Chesterton, incisivo y duro, dijo sobre la educación:”Un señor que no conozco me enseña una cosa que no quiero”. Un colega me animó no poco completando esa frase con “…que no quiero aprender”.

Lo que está claro es que no parece muy exigible a un adolescente llegar a casa sin que estén sus padres –pues los dos trabajan fuera del hogar- y sacar un buen número de horas de estudio.

-¿Qué deberían hacer entonces los padres? –Como comprenderás me limitaré a sugerir algunas ideas que serían ampliamente superadas por otras de padres que lo hacen mucho mejor de lo que yo puedo imaginar. Un padre necesita dedicarle tiempo a sus hijos; no digamos nada una madre. Tienen que predicar con el ejemplo. Es importante pensar que muchos alumnos ven más de 21 horas semanales de televisión, además del tiempo que puedan dedicar a videojuegos e internet. Por mucho que se les sermoneé, si el televisor está todo el día encendido hay poco que hacer. Quisiera incidir en internet: considero una irresponsabilidad absoluta tener, en una casa con menores, conexión a internet sin ningún tipo de filtro. Si a los padres les preocupa la calidad de lo que comen sus hijos también deben de preocuparse de lo que entra por sus cerebros. Otro error, en mi opinión, es la instalación de televisores prácticamente en la habitación de cada uno. Una medida que estaría justificada como excepción pasa a ser una norma de vida que dificulta seriamente la comunicación entre los miembros de la familia.

Personalmente doy gracias a Dios por haber tenido unos padres que me han dedicado mucho tiempo y cariño. Con mi padre he jugado mucho y muchas veces de pequeño; así como con mi madre. De ambos he aprendido cuestiones cruciales para la vida.

-¿Qué experiencias tienes de los hijos de separados o divorciados en los estudios? –Por lo general están mucho menos motivados, aunque conozco excepciones. Quisiera también decir que hay una diferencia entre la separación y el divorcio de cara a los hijos aunque ahora no me extienda en ello. Pienso que para los hijos es muy distinto que sus padres estén separados a que estén divorciados. Los hijos anhelan la unidad y fidelidad de sus padres: Son unas coordenadas vitales para los chicos que les proporcionan seguridad en la vida y en sí mismos.
-¿Consideras importante que los padres de los alumnos vean con frecuencia al profesor tutor de sus hijos?-Bastante importante. Con frecuencia sólo se asiste si hay algún tipo de problemas académicos; pero esta motivación no es la única. Para un tipo de enseñanza personalizada donde de verdad importe educar me parece conveniente que los padres o responsables del alumno vean dos o tres veces durante el curso al profesor tutor o, al menos, a alguno de los profesores que dan clase a sus hijos. Se logra así un conocimiento mayor del chico o la chica y se le puede prestar un mejor servicio educativo.
José Ignacio Moreno Iturralde