Dignidad humana

25.9.05

Ideas realistas sobre la población mundial

-¿Qué nociones aportas para la población? –Sigo varias ideas de Scala: -Es antinatural separar la sexualidad de la procreación. Señalemos aquí una idea de Victoria Gillick:”La contracepción es una negación fundamental del amor sin condiciones. El amor contraceptivo es, por ello, una contracepción, una paradoja. Porque si el amor total exige la entrega total de sí mismo, la donación total, la contracepción convierte el don en incompleto, a la entrega en condicionada”.
-La humanidad siempre ha crecido.La disminución de la sociedad resulta perjudicial para la sociedad. Los grandes avances en la historia europea y en su cultura coinciden con épocas de fuerte incremento poblacional. Por ejemplo: Italia pasa de 7.500.000 habitantes en el año 1450, a 10.500.000 en el año 1500, y a 13.300.000 en el año 1600, coincidiendo con el esplendor cultural y económico del Renacimiento italiano. Otro caso: La Revolución Industrial comienza en Inglaterra, que pasa de 10.900.000 habitantes en el año 1800 a 36.900.000 en el año 1900.
-La importancia de pirámides de población con una base (niños y jóvenes) amplia. La población de los países en desarrollo ha crecido exponencialmente durante el siglo XX. Sin embargo, los países desarrollados se dirigen rápidamente hacia el suicidio demográfico y pretenden que el resto de las naciones los acompañe. Zurfluh en su libro “¿Superpoblación?” afirma: “Hoy en día, las mujeres tienen un promedio de 1 0 2 hijos. Algo marcha mal en la sociedad cuando ocurre esto. Imagínese que su moneda nacional fuera devaluada en un 75%. Esto sólo ocurriría si algo hubiese funcionado muy mal. Pues lo mismo podemos decir para nuestra tasa actual de natalidad: algo ha funcionado muy mal”. Para Scala “cada país europeo tiene su propia pirámide poblacional, lo que implica –insisto que sólo en caso de mantenerse la fecundidad actual-, que tardarán unos años más o menos en llegar al colapso, pero el mismo es inevitable, si no se toman rápidas medidas para aumentar notablemente la natalidad. Ahora bien,…, el llamado mundo desarrollado está empeñado en que los países del Tercer Mundo lleguen a tener disminuciones de su fecundidad similares a las propias. El argumento es mantener el actual equilibrio demográfico, que les permita una dominación económica con su correlativa dominación política; y la amenaza más grave a dicho statu quo es que el Tercer Mundo siga aumentando su población como hasta ahora”. Zurfluh afirmó que en el año 2000 la población del Tercer Mundo sería 4,3 veces mayor que lo era en 1900, mientras que la de los países industrializados sólo habrá crecido 2,5”.

Para la contención demográfica del Tercer mundo, prosigue Scala, “el imperialismo contraceptivo no ahorra ninguno de los medios a su alcance: presiones de gobierno a gobierno; claúsulas en los préstamos de organismos multilaterales de créditos; campañas en los medios de comunicación social; lobbies con grupos internacionales de parlamentarios; utilización de todas las oficinas , agencias y programas de las Naciones Unidas; planes de salud primaria o materno-infantil, con equipos adiestrados en esterilizaciones compulsivas e imposición de métodos de control natal; publicaciones con aire de científicas; subvenciones a laboratorios y fábricas de contraceptivos; connivencia de ginecólogos, psicólogos y sexólogos, etc”.

-¿Sostienes que existen tópicos falsos sobre el desarrollo de la población? –En efecto. Scala denuncia varias mentiras: -La supuesta modernidad de la contracepción. Esta actividad comienza asociada a la prostitución. Autores antiguos, como Platón, ya hablan de la contracepción.
–La mentira de las estadísticas de la vida humana. No es posible la medición matemática del hombre; como se ha puesto de manifiesto a lo largo del siglo XX respecto a la población que existiría en el año 2000.
–La mentira del cálculo maltusiano. Malthus calculó que en 1998 habría 128 mil millones de habitantes en el planeta; a fecha de hoy se habla de 6000 millones.
–La mentira del agotamiento de los recursos y de la escasez de alimentos. Miguel Argaya, en su citado artículo, afirma que Roger Revelle, quien fue director del Harvard Center for Population Studies, ha llegado a afirmar que las capacidades tecnológicas actuales, bien aplicadas, permitirían alimentar a 40.000 millones de personas en el mundo. Colin Clark llega a la conclusión de que hay posibilidad de alimentar a 39 mil millones de habitantes, suponiendo que las técnicas agrícolas no mejoren.
-La supuesta defensa del futuro. Se ha comprobado lo contrario. Pierre Chaunu lo resume así en “Historia y población”: “El hueco que se formó en la pirámide de edades de la cuarta parte más inteligente del mundo no tiene precedentes. Aún si todo regresara al orden el año próximo, la perturbación provocada por esa mutilación de la carne de una cuarta parte del mundo supera, y con mucho, las pérdidas provocadas por las dos grandes guerras mundiales”.
José Ignacio Moreno Iturralde