Dignidad humana

18.8.05

Brasil: La Iglesia responde a Lula

Noticias globales
La Conferencia Episcopal decidió, “movilizar a las familias y comunidades para que presionen a sus representantes municipales, y diputados y senadores de sus distritos para que desde sus cargos defiendan y promuevan la vida y la familia”
Dura respuesta al Presidente. ¿Pincipios cristianos?. Exigencias. Programa

Al finalizar su 43ª Asamblea Plenaria, la Conferencia Episcopal de Brasil hizo público el 16 de agosto un enérgico documento sobre las exigencias éticas en defensa de la vida humana, además de reclamarle coherencia al Presidente Luiz “Lula” da Silva.

La semana pasada el presidente Lula, cuyo gobierno atraviesa por una grave crisis debido a escándalos de corrupción, dirigió una carta a la Conferencia en la que afirmaba “su compromiso con la defensa de la dignidad humana en todos los momentos y circunstancias (...) y por mi identificación con los valores éticos del Evangelio y por la Fe que recibí de mi madre, reafirmo mi posición en defensa de la vida en todos sus aspectos y en todos sus alcances. Los debates que realiza la sociedad de Brasil, en su pluralidad cultural y religiosa, son acompañados y alentados por nuestro gobierno, que no tomará ninguna iniciativa que contradiga los principios cristianos”.
El Presidente de la Conferencia Episcopal, Cardenal Geraldo Majella Agnelo, respondió que los Obispos esperan que el presidente de la República "sea coherente con esa posición , inclusive cuando eso le exija el ejercicio de su poder de veto sobre leyes y proyectos y sobre el destino de los recursos financieros.”

El documento conocido ayer, comienza diciendo: “El mandamiento No Matarás es revelación de la voluntad divina e expresión de una ley inscrita en la propia naturaleza humana”.
Entre otras cosas la Iglesia resalta que, a pesar del pluralismo que se declama desde el poder, siendo la confesión religiosa más numerosa, ha sido excluida de modo “inadmisible” de participar en debates, comisiones y otros mecanismos usados por los poderes públicos para consultar a la población en temas relativos a la vida y la dignidad de la persona humana.

¿Pincipios cristianos?
“Repudiamos -continúa el documento- una serie de medidas del Poder Ejecutivo, como la distribución masiva de preservativos, y de otros productos que son además abortivos, como el DIU y las así llamadas ‘píldoras del día después’. Repudiamos las decisiones del Poder Judicial, como fue el caso de la medida cautelar permitiendo el aborto de fetos anencefálicos. Repudiamos del Poder Legislativo, la ley de Bioseguridad que permite la utilización de embriones para la investigación con células troncales, y los varios proyectos tendientes a revisar la legislación punitiva sobre el aborto y que amplían los plazos y las condiciones para su práctica”.
“Nosotros, los Obispos de la Iglesia Católica en Brasil en virtud de nuestra responsabilidad en la formación ética y moral de muestro pueblo, debemos manifestar públicamente nuestro desacuerdo con los Poderes Públicos y también con las ideologías, ‘lobbies’, y la manipulación de estadísticas que desvían a la ciencia de la verdad integral sobre el ser humano”. (...)
Continúa el documento resaltando que el Estado tiene la obligación ética de asegurar para todos los ciudadanos desde la concepción hasta la muerte natural, los medios necesarios para una vida digna: salud, trabajo, vivienda, seguridad y “principalmente el respeto que todos merecen”.

Exigencias

Exigen también los obispos a los poderes constituidos, en todos los niveles, rechazar cualquier poryecto que atente contra la dignidad de la vida humana y la familia, especialmente los que se refieren a la despenalización y legalización del aborto y la eutanasia. Recuerdan también al Presidente Lula las afirmaciones contenidas en su carta de la semana pasada, diciendo: “en consecuencia confiamos que tales propósitos sean traducidos en hechos concretos inclusive cuando eso le exija ejercitar su poder de veto, sobre proyectos de ley y sobre el destino de los recursos financieros”.

“Pedimos al Congreso Nacional revisar la ley de Bioseguridad. Apoyamos la Acción Directa de Inconstitucionalidad contra esa ley, presentada en la Procuración Nacional de la República”, para ser llevada ante el Tribunal Supremo.
“Exigimos respeto por los médicos, enfermeros, científicos, legisladores y por toda persona” que en su legítimo derecho ejerce la objeción de conciencia para no colaborar con las leyes y políticas contrarias a la vida humana.

Programa

Entre las medidas pastorales que la Conferencia se compromete a desarrollar en Parroquias y Comunidades, figura una labor de profundización a través de cursos, encuentros y seminarios sobre el valor de la vida humana.

La Conferencia Episcopal también decidió celebrar en todos los ámbitos eclesiales, el Día del Niño No Nacido, en el marco de una semana dedicada al estudio y a la reflexión sobre la vida humana y la familia. Fortalecer las redes de solidaridad para hogares de transito, adopción, padrinazgos a distancia. Fortalecer el efectivo acompañamiento de mujeres gestantes y familias en situación de riesgo, etc.

Por último, la Conferencia Episcopal decidió: “movilizar a las familias y comunidades para que presionen a sus representantes municipales, y diputados y senadores de sus distritos para que desde sus cargos defiendan y promuevan la vida y la familia”. FIN, 17-08-05