Dignidad humana

15.6.05

El niño llama

“En la propia naturaleza infantil se esconde el tema de la búsqueda de posada, que es uno de los temas originarios de la Navidad. ¡Cuántas variaciones ha experimentado ya en la historia! Hoy presenciamos una nueva enormemente vejatoria: el niño llama a las puertas de este mundo nuestro. El niño llama. Esta búsqueda de albergue tiene un profundo significado. No sólo existe un medio hostil a los niños, sino una animosidad todavía anterior: al niño le son cerradas las puertas para entrar en este mundo, que al parecer no tiene ya sitio para él. El niño llama. Si lo acogiéramos tendríamos que revisar nuevamente de arriba abajo nuestra propia relación con la vida. En ella está en juego algo muy profundo, a saber, como entendemos, a fin de cuentas, el ser humano: como un gran egoísmo o como una libertad confiada que se sabe llamada a la comunidad del amor y la libertad con los demás.”

Cardenal Ratzinger, Cooperadores de la verdad, p. 485.