Dignidad humana

12.5.05

Un bombero “despierta” tras 10 años de mínima consciencia: La eutanasia no es la solución

La súbita recuperación de Donald Herbert, en estado semivegetativo desde diciembre de 1995, vuelve a reabrir el debate de la muerte provocada a Terri Schiavo, al desconectarla de la sonda nasogástrica que la alimentaba.
Un nuevo caso de súbito “despertar” de una persona en estado de mínima consciencia ocurrido en Estados Unidos ha vuelto a reabrir el debate en torno a la eutanasia practicada a Terri Schiavo. Tras haber sufrido hace diez años un accidente en acto de servicio que le dejó primero en coma y después en una larga fase de “tenue consciencia”, el bombero Donald Herbert se recuperó inesperadamente el pasado 30 de abril en la residencia de la localidad de Orchard Park, Nueva York, donde estaba ingresado.

Herbert, de 43 años de edad, quedó sepultado bajo una lluvia de escombros cuando intentaba con sus compañeros sofocar un incendio en Búfalo el 29 de diciembre de 1995. El bombero permaneció sin oxígeno alrededor de seis minutos, lo que le dejó en un estado de coma durante dos meses y medio. Posteriormente recuperó un hilo de conciencia, pero aparentemente no reconocía a nadie, su visión quedó también afectada por el accidente y se ha pasado los días sentado en un sillón o en una silla de ruedas y con la vista fija en un televisor.

“Quiero hablar con mi esposa”

Sin embargo, el sábado día 30 recuperaba de forma espontánea la capacidad de comunicarse. “Quiero hablar con mi esposa”, dijo de repente ante el estupor de las enfermeras que le atendían y que nunca, cuando le preguntaban, le habían oído articular más que algún que otro aislado “sí”, o “no”. “¿Cuánto tiempo he estado lejos?”, preguntó a continuación el ex bombero, que creía que habían pasado tan sólo unos tres meses desde el accidente.

Su mujer, Linda, así como sus cuatro hijos y otros familiares y amigos se reunieron inmediatamente con él y permanecieron hablando durante 16 horas seguidas, hasta que volvió a entrar en un profundo sueño que se alargó unas 30 horas.

Desconcierto de los especialistas

Lo ocurrido con Donald Herbert, un caso que no se puede calificar como excepcional, dado que suele suceder de vez en cuando, tiene absolutamente desconcertados a los especialistas, que en esta ocasión están sometiendo al ex bombero a una serie de pruebas antes de poder certificar su definitiva recuperación.

En cualquier caso, parece que de nuevo ha quedado demostrado que, en algunas situaciones de pacientes en coma, en estado vegetativo, o de mínima consciencia, en las que los expertos pueden llegar a recomendar una interrupción definitiva de los procesos que los mantienen con vida, como ocurrió con Terri Schiavo, la ciencia no tiene la última palabra.


El debate sobre la eutanasia

Hay muchas situaciones similares a la que acaba de ocurrir con este bombero de Nueva York que están cuestionando decisiones que, en definitiva, conducen a la eliminación de una vida. Todas ellas tienden a reabrir entre la opinión pública el debate sobre la eutanasia, más vivo ahora que nunca no sólo en Estados Unidos sino también en Europa y, concretamente, en España, tras el estreno de la película de Amenábar Mar adentro y la irrupción en los medios de comunicación de Ramona Maneiro, la mujer que ayudó a suicidarse al tetrapléjico Ramón Sampedro.

Fuente: Forum Libertas

1 Comentarios:

  • El motivo para oponerse a la eutanasia no es que haya enfermedades que puedan ser curadas "milagrosamente" en casos desesperados, sino que es atentar contra un ser humano que moribundo o enfermo tiene dignidad y derecho a seguir viviendo (no a que lo maten). Me alegro mucho de la recuperación de este hombre, pero eso no es un argumento en contra de la eutanasia.

    By Anonymous estilita, at 10:25 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home