Dignidad humana

22.5.05

LOS PROBLEMAS DE LA PATERNIDAD HOMOSEXUAL

(Alfa y Omega, 19.V.05)

El Colegio Americano de Pediatras ofrece el siguiente informe, en el que analiza científicamente los perjuicios de educar a los niños en ambientes homosexuales

¿Los niños criados por dos individuos del mismo sexo están tan equilibrados como los niños criados en familias con un padre y una madre? Hasta hace poco, la respuesta inequívoca a esta pregunta era No. Sin embargo, en la actualidad ocurre que políticos, legisladores, sociólogos, medios de comunicación e incluso organizaciones médicas, como asociaciones de pediatras, afirman que deberían levantarse las prohibiciones sobre la paternidad por parte de parejas homosexuales. Cualquier abogado defensor de esta causa que pretende tan profundo cambio, debería apoyarse en pruebas claras y concluyentes. Sin embargo, no sólo no es éste el caso, sino que, además, hay pruebas sonadas de que los niños expuestos a un ambiente homosexual se pueden encontrar en situaciones mayores de riesgo emocional, mental e incluso de daños físicos.

La paternidad heterosexual es el modelo sobre el que se han realizado la mayoría de los grandes estudios longitudinales respecto a la infancia. Los datos sobre las consecuencias a largo plazo para los niños que viven en hogares homosexuales son muy limitados, y las pruebas disponibles revelan graves cuestiones. Esos estudios modernos que parecen indicar resultados de neutros a favorables sobre la paternidad homosexual, tienen algunos problemas, como el hecho de que no son longitudinales, las muestras no son suficientemente representativas, la selección no es objetiva, carecen de controles adecuados y tienen problemas para contabilizar ciertas variables.

Los estudios sobre la infancia han demostrado consistentemente que es más fácil que progresen emocional, mental y físicamente los niños que viven en un hogar con dos padres heterosexuales frente a aquellos que viven con un solo padre. Por lo tanto, la carga de la prueba recae sobre aquellos que proponen la paternidad de los homosexuales, que tendrán que demostrar que ir más allá del modelo de paternidad homosexual es apropiado y seguro para los niños.
La violencia entre las parejas homosexuales es entre dos y tres veces más frecuente que entre los matrimonios heterosexuales. Las uniones homosexuales son significativamente más propensas a romperse que los matrimonios. La duración media de las relaciones homosexuales está entre sólo dos y tres años. Se dice de los homosexuales que suelen ser promiscuos, con varias parejas en serie, incluso aunque tengan alguna relación estable. Las personas que mantienen prácticas homosexuales son más propensas que los heterosexuales a padecer enfermedades mentales, a abusar de sustancias, a experimentar tendencias suicidas y a acortar sus esperanzas de vida. Aunque algunos aseguran que estas disfunciones son resultado de las presiones sociales, también se dan en culturas donde la práctica de la homosexualidad está más ampliamente aceptada. Los niños criados en hogares homosexuales son más propensos a experimentar confusión sexual, a mantener comportamientos homosexuales y a experimentar con el sexo. Los adolescentes y jóvenes que adoptan un estilo de vida homosexual tienen mayor riesgo de padecer problemas mentales, tales como depresión, ansiedad, desórdenes de conducta, dependencia de sustancias, y, especialmente, ideas de suicidio y tentativas de suicidio, como ocurre con los homosexuales adultos.
La literatura sobre la investigación respecto a los niños educados por padres homosexuales es limitada. El ambiente en el que crecen los niños es absolutamente determinante para su desarrollo. Dado el actual volumen de investigación, el Colegio Americano de Pediatras cree que es inapropiado, demasiado arriesgado y peligrosamente irresponsable para los niños el cambiar la tradicional prohibición sobre la paternidad de los homosexuales, ya sea mediante adopción, tutela o reproducción artificial. Esta posición está basada en los mejores datos científicos disponibles.

Colegio Americano de Pediatras

2 Comentarios:

  • Estoy de acuerdo contigo en que la paternidad homosexual tiene bastantes puntos en contra pero definitivamente creo que deberias revisar tus fuentes de manera mas objetiva y buscar argumentos mas fiables para dar una opinion tan contundente. Yo te puedo asegurar que la violencia intrafamiliar y la infidelidad no respetan orientaciones sexuales. Yo te puedo asegurar que una gran mayoria de la poblacion heterosexual a pasado por estas dos situaciones eso se nota con solo mirar alrrededor

    By Anonymous Anónimo, at 11:39 p. m.  

  • No sé de donde sacas tales aseveraciones pero supongo que cuando uno busca encuentra sobre todo cuando se trata de dañar a otro. Los hijos de parejas homosexuales no están ni mas ni menos expuestos al abuso, al abandono ni al maltrato físico que los hijos de heterosexuales . Si lo que preocupa es que sean abusados sexualmente los terapeutas en violencia nos advierten a los padres que la gran mayoria de los abusos en menores son responsabilidad de un hombre cercano a la familia y en su mayoría el padre de preferencia heterosexual. Si la bronca es que se sientan abandonados el 60% de los hogares mexicanos son comandados por mujeres -solas- ya que los padres han volado o nunca estuvieron. Si la bronca es que los golpeen pues date una vuelta por la nota roja y cuenta ¿cuantos hijos de homosexuales han sido, quemados con cigarros, amarrados para que no molesten , encobijados y dejados en lotes baldiós, asfixiados? Creo que te vas a tardar mucho en encontrarlos. No hay una forma de ser padre o madre no existe la receta perfecta para criar y no importa que preferencia tengas homosexual , heterosexual o bisexual.
    Sería fabuloso que dejarámos de juzgar lo que no conocemos por miedo o por puro y vil prejuicio

    By Blogger LobadeCiudad, at 5:07 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home