Dignidad humana

22.5.05

La píldora antidemocrática de Gallardón

El Ayuntamiento de Madrid dispensa de modo gratuito y sin receta, a través de centros de salud, la píldora del día después. Tal ayuntamiento concede, según últimas declaraciones, la posible deferencia de informar a los padres de las chicas menores de dieciséis años. Todo un detalle para los padres que con sus impuestos pagan las píldoras antiembrionarias. Pienso que somos muchos los que consideramos que la sexualidad supone una educación y un norte para que sea verdaderamente humana. Esta medida del alcalde conlleva una incitación indirecta a la promiscuidad juvenil, un agravio a la patria potestad y a la propia juventud. Más bien parece la disposición que tomaría una república bananera o una dictadura al estilo del totalitarismo chino.

José Ignacio Moreno Iturralde