Dignidad humana

26.4.05

Va el Pescador

Va el Pescador con andar ligero. Modesto, humilde y clarividente, entra todavía más en el mundo como una ráfaga de discreta alegría. Con soltura, como de paso, con elegancia. Abundando en la lógica de la Cruz, Lux mundi. Confiado y venturoso, portador del estandarte de la esperanza. Sí; es él, traduciendo libremente a la Santa de Siena: “el entrañable Cristo en la tierra”.

José Ignacio Moreno Iturralde