Dignidad humana

17.4.05

El enfermo en estado vegetativo

Al transcurrir un día claro vemos con evidencia que el sol gira alrededor de nuestra cabeza; pero sabemos, tras sesudas reflexiones de sabios a lo largo de los siglos, que lo que ocurre es exactamente lo contrario. En la sabiduría moral el aprendizaje es mucho más difícil porque se interpela también a la voluntad y al corazón, cuya conquista no es mecánica sino que tiene algo de divino.

Nuestra sociedad tiende a medir la eficiencia, la rapidez de gestión, la facturación, la tragicómica carrera para llegar a ser el más rico del cementerio. En cualquier sociedad humana, un pastelero invitaría a merendar al mendigo que tiene a su puerta a cambio de que le ayudara a atender a los clientes; en la nuestra vemos inflexiblemente lógico que no se haga así, aunque el pastelero de alto copete esté al borde del stress ante el local abarrotado de gente.

Nos importa, con motivos graves, la calidad de vida; pero no nos importa la vida de calidad porque no sabemos lo que es la calidad y, por eso mismo, no sabemos lo que es la vida. Los pseudoapóstoles de que el hombre es un “quiero y no puedo” ya se han encargado de explicarnos que es rancio el discurso sobre el bien y el mal; vaya, que no es políticamente correcto pensar.

De improviso, indecentemente, surge un hecho tozudo, irritante y parcialmente imprevisible: el dolor propio y el ajeno. Este ilógico intruso nos atrapa, frena nuestra convulsiva carrera hacia ninguna parte y nos obliga a pararnos y -¡horror!- a meditar. El encuentro con el dolor es una antesala con dos puertas: una es la desesperación y otra la contemplación. Se trata de dos puertas por fin incompatibles.

Todo enfermo; más aún el grave, es un encuentro con la reflexión, con la calma, con el sentido, con una molesta y humanizadota ruptura de planes que tonifica nuestras venas con la sangre del nuevo Adán. Silencio, hay un enfermo…Calma, cuidado, mimo, cariño, viejas palabras para un mundo viejo; nuevas palabras para un mundo nuevo: para un imposible que el dolor hace realidad.

El enfermo vegetativo –que no es el clínicamente muerto-…La vida hecha un nudo. Ante esa provocación, choca contra un muro la estupidez y se decanta cada alma. Brevemente recuerdo que somos los únicos seres capaces de dudar de que tenemos alma sin darnos cuenta de que para dudar así es preciso tenerla. Si, el dolor hace ver la calidad perdida de nuestra moneda porque no hay cara sin cruz, al menos cara de valía. El enfermo vegetativo es una suerte de santuario ante el que solo cabe la contemplación o la desesperación: la humildad o la rebelión. El enfermo es la garantía palpable de que no manejamos todos los resortes de nuestra propia vida; y esta incertidumbre crispa a los espíritus insanos y sana a los sensatos. El enfermo está lleno de verdad y de vida y algunos de nosotros llenos de mentira y de muerte: por eso le queremos desconectar. Su insensibilidad está a la altura de la nuestra: él es quien nos cura vivificándonos con la verdad de que nuestra madura “dignidad” basada en la total autonomía es una pantomima más ridícula que la de un niño pequeño que cruza una calle infestada de coches persiguiendo su globito azul.

La sociedad del enfermo, del pobre, del abatido, es la sociedad de la vida, de la riqueza en humanidad, de la alegría. Jamás han resultado atractivos unos cimientos pero, parafraseando a Chesterton, sobre ellos se asienta la risa de los niños y el vino de los hombres.

José Ignacio Moreno Iturralde