Dignidad humana

24.1.05

Aborto sin límites

MODESTO, California, sábado, 22 enero 2005 (ZENIT.org).- A pesar de la imagen popular de adolescentes bronceados de California, las nuevas leyes hacen que, en el estado dorado, sea más fácil abortar que broncearse. Un reportaje del 2 de enero en el periódico Modesto Bee explicaba que una nueva ley prohíbe los salones de bronceados para menores de 14 años, mientras que los que tengan entre 14 y 18 años necesitarán permiso paterno.

Por el contrario, un reportaje del 3 de enero en LifeNews.com informó a sus lectores que el Fiscal General de California, Hill Lockyear, defendió una ley que sostenía que no se pueda decir nada a los padres, cuando sus hijos adolescentes se ausenten del colegio para abortar.

Tales contradicciones no se limitan a Estados Unidos. El 7 de noviembre, el London Daily Telegraph informó de un intento, al final rechazado, del parlamentario británico David Hinchcliffe de introducir la prohibición total de golpear a los niños como método de castigo. En 1990, Hinchcliffe se opuso a una enmienda a una ley que buscaba reducir el límite legal para abortar de las 24 semanas a las 18, añadió el Telegraph.

De hecho, el periódico comentaba que de los 75 miembros del parlamento que votaron a favor de prohibir fumar, 14 estaban presentes en el debate de 1990, y cada uno de ellos votó a favor del aborto antes de las 24 semanas. Asimismo, la mayoría votó a favor de medidas que permitieran legalizar el asesinato de un niño discapacitado justo en el momento de nacer. (Artículo completo)