Dignidad humana

31.12.04

Proposición de ley para la protección de embriones

Ana Vázquez
avr@jet.es
665071960

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS:

La vida del concebido y no nacido o nasciturus es un bien jurídico constitucionalmente protegido por el artículo 15 de Nuestra Norma fundamental (STC 53/1985, fundamento jurídico 7º) y el Estado tiene la obligación de establecer un sistema legal en defensa de la vida, que suponga una protección efectiva de la misma, además de abstenerse de interrumpir y obstaculizar el proceso natural de gestación (STC 53/1985,reiterado en la STC 212/1996, en su Fundamento jurídico 3º; y en la STC 116/1999, en su Fundamento jurídico 5º).

La Constitución Española no sólo protege a los embriones, y estimula por ello el establecimiento de una legislación al respecto, en su artículo 15, sino que también lo hace en los artículos 39.4 y 10.2.

Así el artículo 39.4, de la CE dice: "Los niños gozarán de la protección prevista en los acuerdos internacionales que velen por sus derechos". "No se trata de que tales acuerdos sirvan para interpretar las normas reguladoras de los derechos fundamentales, como el artículo 10.2 de la C.E. prescribe, sino de que la protección en ella articulada sobre los derechos del niño sea establecida y articulada en el ordenamiento español..". No se encuadra este artículo 39.4 dentro de los derechos fundamentales, pero en cuanto exista regulación que les afecte, la Constitución es orientadora básica del contenido de las leyes específicas. Los citados textos hablan
del niño antes y después de nacer.

La misma Constitución Española exige en su artículo 10.2 que las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán de conformidad con la Declaración universal de derechos Humanos y los Tratados y Acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España.

Diversos textos internacionales hablan de la "debida protección legal del concebido no nacido":

-Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, su art.6,5° prohíbe la ejecución de mujeres embarazadas.

-Declaración Internacional de los Derechos del Niño. 1959.
Proclamada por la Asamblea General en su resolución 1386 (XIV), de 20 de noviembre de 1959, texto que establece en el apartado tercero del Preámbulo que "Considerando que el niño por su falta de madurez física y mental necesita protección y cuidados especiales tanto antes como después del nacimiento". Y en su artículo 4: "El niño... tendrá derecho a crecer y desarrollarse en buena salud: con este fin deberán proporcionarse tanto a él como a su madre cuidados especiales, incluso atención prenatal y
postnatal".

-Instrumento de Ratificación de 30 de noviembre de 1990 de la Convención de 20 de noviembre de 1989 sobre los derechos del niño, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Se fija en el apartado 5 del Preámbulo: "Teniendo presente que, como se indica en la Declaración de los Derechos del Niño, el niño, por su falta de madurez física y mental necesita protección y cuidados especiales, incluso la debida protección leal tanto antes como después del nacimiento".

-Recomendación 874/1979 de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa sobre la Carta Europea de los Derechos del Niño, en su apartado VI letra a)establece: " Los derechos de cada niño a la vida, alojamiento, alimentación conveniente y entorno adecuado desde el momento de la concepción deben ser reconocidos por los gobiernos nacionales asumiendo la obligación de hacer todo lo necesario para la completa aplicación de este derecho.

-Recomendación 1046 de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa de 24 de septiembre de 1986, diciendo esta última que la vida es humana desde la concepción. En la cual, se dice que ante el progreso científico por el cual se interviene desde la fecundación sobre la vida humana en desarrollo es urgente determinar el grado de protección jurídica.

El nasciturus también es protegido en el Código Civil Español,el cual en su artículo 29 expresa: "El nacimiento determina la personalidad, pero el concebido se tiene por nacido para todos los efectos que le sean favorables,...". El artículo 29 reconoce los derechos del concebido no nacido en la medida que posteriormente sea nacido, o lo que es lo mismo, demuestre su viabilidad hasta su nacimiento y sea capaz de vivir fuera del seno materno al menos 24 horas.

Hasta el momento actual, los efectos favorables han sido enfocados hacia un interés económico o de determinación de la filiación

El Código Civil tiene en cuenta al concebido no nacido:
En el artículo 627, que permite las donaciones a los concebidos y no nacidos.

-En el artículo 959 que determina las precauciones que se deben adoptar cuando la viuda cree haber quedado encinta para proteger los derechos hereditarios del concebido.

-En el artículo 966 se establece la suspensión de la herencia y su mantenimiento en estado de indivisión durante el período de gestación.

-En el artículo 965 impone que se debe proveer a la seguridad y administración de los bienes hereditarios durante el embarazo.

-En los arts. 116, 117, 118 y concordantes para la determinación de la filiación matrimonial o extramatrimonial. Se pretende con esta Proposición de Ley dar regulación legal a laconsiguiente protección de embriones. Cuando se redactó el Código Civil no se podía hablar de embriones preimplantatorios (también llamados preembriones) fuera del seno materno,pero ya ese texto legal se preocupó de regular el supuesto de los concebidos y no nacidos, y el preembrión es eso, concebido y no nacido.

En el momento de la redacción del Código Civil, no se planteaba el deber de reconocer los derechos al no nacido dado que, en términos generales, éste no corría más riesgo que el derivado de su viabilidad biológica dentro delseno materno, es decir, de su capacidad innata, así como de las condiciones prenatales y postnatales. Estas condiciones coincidían con los derechos de sus madres por lo que no se hacía necesario, a efectos de protección del embrión, una legislación independiente. Las circunstancias han cambiado y ahora parecen existir derechos a la salud y a la vida de los embriones que no coinciden con los correspondientes derechos de sus madres. Existen fármacos e instrumentos que pueden dañar y eliminar la vida del embrión en sus primeros estadios, y, por otro lado, en el momento actual los conocimientos científicos permiten la creación y supervivencia como tal de un embrión fuera del seno materno. A ello se suma un cambio en el sistema de valores, el cual aumenta el riesgo en la vida dlos embriones. Se impone, por ello, en la época actual, una mención especial a la protección del concebido no nacido dado los riesgos novedosos que corre por causas ajenas a su viabilidad biológica o a su capacidad natural o a la de su madre. Es necesario, pues, un desarrollo de la legislación de cara a hacer efectiva dicha protección a la que obliga la garantía de derechos fundamentales que enmarca la Constitución y en concreto derivados del artículo 15 de la Constitución (SSTC 53/1985, FJ 7º, 212/1996 FJ 3º,116/1999 FJ 5º). La Ley 45/2003, de 21 de noviembre, por la que se modifica la Ley 35/1988,de 22 de noviembre sobre Técnicas de Reproducción Asistida, en su artículo 4 punto 1 ya dice que el tratamiento deberá evitar la generación de preembriones supernumerarios. Y este mismo artículo en su punto 3: "se fecundará un máximo de 3 ovocitos que pueden ser transferidos a la mujer en el mismo ciclo, salvo en los casos en los lo impida la patología de base de los progenitores. Esto junto con la posibilidad científica y legal de congelar gametos femeninos u óvulos favorecerá que, dentro de una óptima actuación, no sea necesario crioconservar, y por ello acumular, embriones. Sin embargo, es de todos sabido, la acumulación producida hasta el momento actual.

En otro orden de cosas, si bien el artículo 20.1.b. del texto constitucional establece por su parte que se reconocen y protegen los derechos a la producción y creación científica y técnica, la regulación legal referente a la investigación científica debe ser interpretada conforme a los textos internacionales evitando incompatibilidades, de forma que en la investigación científica se respete al concebido no nacido.

ARTÍCULO 1. El concebido no nacido goza de protección jurídica a todos los efectos.

ARTÍCULO 2. Los embriones en fase preimplantatoria, también llamados preembriones, procedentes de fecundación in vitro, serán mantenidos con vida sin plazo de tiempo, hasta su transferencia al útero de una mujer.

ARTÍCULO 3. Los embriones serán protegidos hasta el inicio de la gestación en un centro estatal, autonómico o bien en centros privados.

ARTÍCULO 4. Con respecto a los embriones ya creados antes de la entrada en vigor de la presente Ley:
1. Se promoverá su desarrollo bien mediante transferencia a sus propias madres, mediante acogimiento temporal durante la gestación por parte de otra mujer, o bien mediante donación.
2. Los embriones serán transferidos, como primera alternativa, al útero de su madre.
3. Si esto no fuera posible, y como segunda alternativa, serán transferidos a otra mujer para su acogimiento con carácter temporal durante la gestación. Al nacimiento, el niño será devuelto a sus padres.
4. En el caso de que los padres no puedan, o no sea su decisión, proseguir el cuidado de sus hijos tanto durante la gestación como posteriormente, todos los embriones serán destinados a la donación, o bien serán acogidos con carácter temporal durante la gestación, y posteriormente dados en adopción. En este último caso, la mujer acogedora tendrá preferencia para la adopción del nacido.
5. Se fomentará por todos los medios al alcance el desarrollo de los embriones ya creados. En el caso de donación podrá existir un descuento, bonificación o subvención por parte del Estado.
6. Se entenderá por acogimiento, la recepción del embrión en una mujer con carácter temporal, hasta el momento del nacimiento, y sin ánimo de lucro. Éste se hará por una mujer con posibilidades, consideradas médicamente razonables, de llevar a cabo la gestación con éxito.
7. Los gastos de manutención de la mujer acogedora durante la gestación correrán a cargo de los padres o, en su caso, del Estado, a no ser que la gestante quiera hacerlo. Igualmente todos los gastos médicos en relación con este proceso.
8. El Estado, a través de la correspondiente Comunidad Autónoma, promoverá el acogimiento o bien la donación.
9. Tanto para llevar a cabo la transferencia al útero materno como para el acogimiento temporal con el cuidado posterior por parte de los padres,bastará con el consentimiento de uno de sus progenitores: de la madre en el primer caso, o indistintamente en el segundo caso.

ARTÍCULO 5. El derecho de investigación nunca prevalecerá sobre el derecho a la vida de los embriones.

ARTÍCULO 6. Se prohíbe el test de Hámster y cualquier otra creación de embriones híbridos entre humanos y animales.

DISPOSICIÓN DEROGATORIA PRIMERA: Quedan derogadas todas las normas anteriores de igual o inferior rango que se opongan a la presente Ley.

DISPOSICIÓN FINAL PRIMERA: Se regulará por el Gobierno y la correspondiente Comunidad Autónoma el acceso de las mujeres a los embriones en acogida.

DISPOSICIÓN FINAL SEGUNDA: Esta Ley entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el "Boletín Oficial del Estado".

1 Comentarios:

  • Hola, me podrías decir si el artículo 1 que dice que el concebido no nacido goza de proteccion jca a todos los efectos, está en vigor? Si fuera así, es en el Cod. Civil o en q lugar?

    Gracias

    By Blogger acercamealasestrellas, at 3:49 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home