Dignidad humana

9.12.04

Manual de la UNICEF y de la OMS para los que trabajan con refugiados promueve el aborto entre los adolescentes

El Fondo de las Naciones Unidas (ONU) para la Infancia (UNICEF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) han publicado un manual de “salud reproductiva” para los que trabajan en campamentos de refugiados. El manual se llama Reproductive Health in Refugee Situations: An Interagency Field Manual (“Salud reproductiva en las situaciones de los refugiados: Un manual para la labor de diferentes agencias”). La publicación de este manual había sido detenida durante más de dos años debido a su controversial contenido, que los críticos afirman promueve el aborto.

Según Rita Joseph, una experta en documentos de la ONU y miembro de la delegación de en la conferencia sobre población de la ONU en 1999, el nuevo manual “contiene tergiversaciones, eufemismos y falacias”. Joseph está convencida de que “los defectos más serios ocurren en relación con la promoción, por parte del manual, de falsos derechos de salud reproductiva que incluyen el derecho a la engañosamente llamada “anticoncepción de emergencia” y el derecho de los niños a los servicios de salud reproductiva sin el consentimiento de sus padres”.

A los usuarios del manual se les da como referencia un documento que la OMS publicó en 1998 con el título de Emergency Contraception: A Guide for Service Delivery (“Anticoncepción de emergencia: Una guía para proporcionar servicios”). Esta guía dice que “los mecanismos de acción de las píldoras de anticoncepción de emergencia no han sido establecidos con claridad”. Pero entonces continúa diciendo que no provoca el aborto. Para negar el efecto abortivo de la “anticoncepción de emergencia”, la OMS y este nuevo manual para los que trabajan con los refugiados intentan establecer que el embarazo no comienza sino hasta que la recién concebida criatura se ha implantado en el útero de su madre. Esta afirmación ha sido rechazada por médicos y por las recientes conferencias de la propia ONU. Los críticos también creen que el uso de la “anticoncepción de emergencia” viola la prohibición del uso del aborto como método de planificación familiar que estableció la propia ONU en su Conferencia sobre Población y Desarrollo, que llevó a cabo en El Cairo en 1994.

La parte de este manual que será considerada como la más controversial es la que trata sobre los falsos “derechos” reproductivos para los niños. A pesar de que el manual toma en consideración “los valores religiosos y éticos y las culturas de los refugiados”, también declara que “el acceso de los pacientes a los servicios no debe depender de las condiciones culturales o sociales ni de la edad...orientación sexual [posible referencia al homosexualismo] ni... del consentimiento de los padres...” Ello contradice otra parte del manual en la cual se afirma que el papel educativo primario de los niños “se encuentra en primer lugar en los padres”. Se debe señalar también que la OMS dice que la adolescencia comienza a los 10 años de edad.

A Joseph también le preocupa lo que ella ve como un uso muy intenso de técnicas de mercadeo. La ONU insiste en que los servicios de “salud reproductiva” deben reflejar “las necesidades expresas y las exigencias de los refugiados”. Sin embargo, el manual habla repetidas veces de hacer de los adolescentes “el blanco” de estos servicios, incluyendo el visitar sus hogares para promoverlos.

Fuente: Austin Ruse, “New UNICEF/WHO Manual for Refugees Promotes Abortion for Adolescents,”


Austin Ruse es el Presidente del Instituto Católico para la Familia y los Derechos Humanos o C-Fam (Catholic Family & Human Rights Institute) , una entidad no lucrativa que se dedica a observar y a informar sobre las actividades de la ONU en los asuntos que tienen que ver con la vida humana, la familia y el control demográfico. Diríjase (en inglés) al Catholic Family & Human Rights Institute, 866 United Nations Plaza, Suite 4038, New York, New York 10017, USA. Tel.: (212) 754-5948. Fax: (212) 754-9291. E-mail: c-fam@c-fam.org. Página web: www.c-fam.org. C-Fam publica un boletín semanal electrónico o en fax, titulado Friday Fax (“Fax del viernes”).