Dignidad humana

25.12.04

Las víctimas del terrorismo: un mensaje modélico

El mensaje de Pilar Manjón, portavoz de la asociación 11-M, a los políticos, en la comisión de investigación del atentado de marzo, era un mensaje afectivo, de forma verbal y no verbal. Pero también era racional, por su argumentación intelectual. Y es que fue un ejemplo claro de compenetración clara entre cabeza y corazón. Pero esto, como ya indican algunos pensaradores actuales, no es lo habitual en nuestro medios comunicación ya que, los mensajes afectivos que nos convencen y argumentan de algo, suelen estar centrados en lo afectivo, como puente a lo racional, pasandode largo lo lqie es ógico . Son argumentos que intentan buscar un interés, que se sale del sentido comun, mediante una argumentación que va al corazón.

Y esto también ocurre en otros ambitos. Los padres, cuando educan a sus hijos, deben de hacerlo con cariño. Ya que es algo fundamental para educar bien. Pero no debe de ser un cariño preocupado en las dificultades de los niños, ya que esa afectividad noña y pegajosa, mal educa. Debe ser, en cambio, un cariño que ayude a superar los momentos de crisis, para que así vayan madurando según su edad.

Álvaro Ruiz Gil