Dignidad humana

30.9.04

La plataforma Hay Alternativas señala cómo evitar la muerte de los embriones congelados

La ley 45/2003 regula la posibilidad de donar los embriones para su adopción, y evitar de este modo su destrucción. Se recuerda la opción prioritaria de investigar con células madre adultas y el rigor científico en los proyectos que deseen utilizar células madre embrionarias, ya que éstas aumentan el riesgo de cáncer.

Madrid, 28 de septiembre 2004 (Hay Alternativas.org).- La Plataforma de científicos y ciudadanos “Hay Alternativas” rechaza el anuncio de la Ministra de Sanidad de comenzar la investigación con células madres embrionarias en octubre porque supone la destrucción de embriones: seres humanos en etapa embrionaria.

Desde “Hay Alternativas” se informa a las parejas o a la madre de dichos embriones congelados que, como única opción para la no descongelación y destrucción de sus hijos, tal y como en la vigente Ley 45/2003 se articula, elijan con su consentimiento informado: (1) Mantenerlos congelados hasta su transferencia a su madre; o (2) Donarlos a otras parejas con fines reproductivos, pudiendo mantenerse en espera sólo durante cinco años más congelados y pasando luego a investigación. Además, los científicos de la Plataforma “Hay Alternativas” insta al Gobierno para que se propicie que los padres donen los embriones para la reproducción y no para la investigación. El reciente caso de una mujer de oriente próximo que ha podido dar a luz a hijos sanos después de casi diez años congelados como embriones, muestra evidencias de que aunque lleven crioconservados más de cinco años pueden estar en perfecto estado.

La portavoz de la Plataforma, la Dra. Gádor Joya, pide al Gobierno que “se potencie y desarrollen las investigaciones con células madre adultas y del cordón umbilical, que ya están curando en España en Navarra, Valladolid y Madrid”. Y es que en España y EEUU todavía no se cuenta con estudios que avalen con rigor científico logros en la aplicación de células madre embrionarias a la curación de enfermedades, sino que producen desarrollo de cáncer, tal y como señalaron el Dr. Prieto y el Dr. Masdeu en Diario Médico recientemente. Así lo recomendó también la Real Academia Nacional de Medicina en marzo de 2002, censurando el uso de embriones humanos vivos o posiblemente viables para una investigación que suponga su destrucción.

300.000 ciudadanos, de los que casi 3.000 son científicos y expertos de reconocido prestigio, se han unido a la Plataforma “Hay Alternativas”. Procedentes de 94 universidades y centros de investigación, han suscrito el manifiesto catedráticos, profesores titulares, investigadores, analistas, profesionales de la sanidad y expertos dedicados a sus labores en las áreas de la bioquímica, la biología molecular, la farmacia, la física, las ciencias de la salud, la filosofía, la teología, la fisiología, la zoología, la neurología, la ingeniería química, el derecho y la bioética.

Para más información:

Dra. Gádor Joya

639. 308. 987 www.hayalternativas.org