Dignidad humana

27.7.04

No ha habido curación de la ceguera, sino eliminación de los embriones "defectuosos"

Agencia Veritas.- Un experto en bioética del Departamento de Ética y Bioética de la Universidad Católica de Murcia, Pedro José Sánchez, afirmó hoy a Veritas que en el caso del nacimiento de una niña sana en Alicante anunciado ayer por el Instituto Bernabeu de Alicante no ha habido curación alguna sino que se trata de un caso de eugenesia, y afirmó que el caso ha sido presentado "manipulado" por los medios de comunicación.

Sánchez afirmó que afirmar que "se ha liberado a una niña de la permanente oscuridad", o que "se ha roto la cadena de transmisión genética a su descendencia", "es falso. "Esa niña, en concreto, nunca hubiera padecido la enfermedad y nunca la hubiera transmitido porque no portaba si quiera el defecto, y de haberlo portado hubiera sido "desechada" como lo fueron sus embriones hermanos, con lo que ni ella, ni mucho menos su descendencia, hubieran existido jamás".

"Lo que ha sucedido es que el Instituto Bernabeu (Clínica de Reproducción Asistida) ha separado por sexo a una serie de embriones procedentes de una misma pareja, ha desechado los masculinos y sometido a los femeninos a un proceso de "diagnóstico genético preimplantatorio" (este proceso intenta detectar anomalías genéticas en los embriones). Los embriones que superaron este proceso de diagnóstico se seleccionaron entre portadores y no portadores del defecto buscado. Al final del proceso, un embrión que no era portador (si se expresa el defecto en varones produce retinosquisis), se ha dejado desarrollar hasta el nacimiento", explicó.

Según Sánchez, "la niña nacida, evidentemente, no era portadora del defecto y no lo hubiera sido nunca de haber nacido por concepción natural o después de haber sido transferida al útero materno sin diagnóstico genético ni selección embrionaria".

Para el experto, "es una falta muy grave confundir el hecho de "conseguir el nacimiento de niños sanos" con lo que realmente hace el diagnóstico genético preimplantatorio y la consecuente selección embrionaria, que es, a veces, "conseguir que los embriones que se haya determinado que tienen el derecho a seguir viviendo, así lo hagan".

"Es gravísimo confundir el "tratar al embrión para curarlo" (lo que sería el objeto fundamental de la medicina), con "la selección de embriones en base a criterios cualesquiera y permitirles que sigan desarrollándose si entran dentro de los parámetros escogidos". Esto último es eugenesia y nunca ha sido objeto de la medicina y sí, por ejemplo, del nazismo. No quiero discutir, por evidente, que es preferible la salud a la enfermedad, pero eso es otro tema muy distinto", añadió.

Por otro lado, para Sánchez, "disfrazar el hecho ocurrido como un avance de la medicina y un "rescatar del sufrimiento a los afectados por cualquier enfermedad", es una manipulación en toda regla".

El Mundo Salud.- La selección de embriones permite el primer nacimiento de un bebé sin ceguera hereditaria