Dignidad humana

20.7.04

Creación de embriones para donación de tejidos

No cabe ninguna duda de la legitimidad que tiene cualquier padre para solicitar que se pueda tratar a un hijo suyo que padece una enfermedad grave, generalmente hematológica, de carácter hereditarío o no, con las mejores técnicas. En algunos casos este tratamiento se podría realizar produciendo, hijos sanos e inmunológicamente compatibles con el hijo enfermo, por fecundación in vitro combinada con diagnóstico genético realizado en los embriones preimplantados. No vamos a entrar aquí en los razonamientos éticos que apoyan o no el uso de estas técnicas, pero sí recordar algunos datos. Las más recientes experiencias realizadas con este fin en el Instituto de Genética en la Universidad de Chicago (JAMA 291; 2079, 2004), indican que para conseguir embriones histocompatibles con unos niños que padecen diversas enfermedades graves de la sangre, de carácter no hereditario, se crearon 199 embriones; de ellos 45 (23 %) fueron compatibles con alguno de los niños enfermos; de éstos se implantaron 28, consiguiéndose 5 embarazos de un solo feto, de los que nacieron 5 niños sanos.

Es decir, para conseguir 5 niños útiles para obtener material biológico para tratar a alguno de los niños enfermos, se terminó con la vida de 194 embriones, todos ellos sanos, aunque incompatibles inmunológicamente con el hermano enfermo, algo que seguramente la sociedad, y sobre todo los padres de los niños enfermos, deberían conocer, ya que no hay que olvidar que los 194 embriones generados y destruidos, también eran hijos suyos.

Justo Aznar.